Madre después de los 35 años

¿Tienes más de 35 años y sientes que ha llegado el momento de ser madre? La incorporación de la mujer a la vida laboral y el actual estilo de vida hacen que cada vez sea más frecuente retrasar la llegada de la maternidad, siendo más las mujeres que son madres después de los 35. Sin embargo, como indican los ginecólogos de la Clínica Ginefiv, clínica especialista en inseminacion artificial, por cada año que se retrasa la maternidad, las posibilidades de lograr el embarazo se reducen en un 5%, ya que el cuerpo de una mujer con 35 años es menos fértil y la calidad de sus óvulos empeora progresivamente. Por ese motivo, muchas mujeres deciden someterse a un tratamiento fertilidad.

Ser madre a partir de los 35

Ser madre a partir de los 35

Si el estado de salud de la futura mamá es bueno, tendrá seguramente un buen embarazo y un buen parto. Pero no hay que olvidar que a partir de esa edad es más frecuente que se den ciertas complicaciones como la diabetes gestacional, problemas en la placenta, en la presión arterial o parto prematuro.

La edad de la madre también influye en la salud del bebé, ya que a partir de los 35 años aumenta el riesgo de síndrome de Down y otras alteraciones cromosómicas. Sin embargo, la ciencia ha avanzado mucho y en los últimos años se han introducido nuevos avances en las técnicas de reproducción asistida. Uno de los más destacados es el Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP). Este método examina genéticamente los embriones obtenidos a través de la Fecundación in Vitro y detecta anomalías cromosómicas antes de ser transferidos a la mujer. Además, evita muchos casos de abortos, mejora los resultados de la Fecundación In Vitro y aumenta las posibilidades de tener un bebé sano.

Otra opción adaptada a las mujeres de edad avanzada que quieren ser madres es la Vitrificación de Óvulos. Se trata de un avance pensado para las mujeres que, por motivos económicos, personales o laborales, quieren aplazar el momento de ser mamás y esperar al momento adecuado. Consiste en congelar los óvulos más fuertes y fértiles. Una vez que la mujer decide tener el bebé, se prepara el endometrio para la implantación de los embriones y se descongelan los ovocitos que luego serán inyectados, ya fecundados, mediante la técnica de Inyección Intracitoplasmática de Espermatozoides (ICSI).

Recuerda que, aunque la edad es el factor más importante a la hora de cumplir el sueño de ser madre, está comprobado que si tu estado de salud es bueno, llevas una alimentación saludable y prácticas deporte con regularidad, las posibilidades de que el embarazo se desarrolle con normalidad aumentan considerablemente.

Foto | Barnaby

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...