Fanta, el refresco de una generación

Hace más cinco décadas, cuando la solidez de los años sesenta ya nos había asombrado con algunos de sus símbolos más significativos como la música de los Beatles, el Seat 600 o el baby boom, llegaron Fanta y las naranjas en España mostrándonos una historia de amor irrepetible entre la fruta y un refresco de sabor increíble. De hecho, una botella de dos litros de Fanta contiene el zumo de dos naranjas y media. Y por ello, las madres, como seres sabios y responsables que son, han estado dando este refresco a sus hijos a lo largo de todos estos años.

Fanta utiliza en su elaboración un zumo que proviene de la friolera cifra de 400 millones de naranjas y 260 millones de limones, creando el mítico que la caracteriza.

Daba igual que fuera Fanta Naranja o Fanta Limón. La cuestión es que nuestra generación de ahora sabe disfrutar como nadie, y también sabe perfectamente con qué hay que acompañar los buenos momentos de la vida. Por ello, estos refrescos ya han pasado a formar parte de nuestra historia más reciente y las mismas personas que celebraban los cumpleaños de sus pequeños amigos acompañados del sabor Fanta, en versión naranja o en versión limón, vivieron su adolescencia viendo los spots tras los que ellos mismos se preguntarían con qué sabor se identificaban mejor. Ahora, como no podía ser de otra forma, esas personas acompañan también sus mejores instantes de la vida con las variedades más innovadoras de la marca: Fanta Zero o Fanta sin.

Ambas variedades recibieron un galardón por parte de los consumidores, quienes premiaron en los últimos dos años a Fanta Zero y Fanta Sin burbujas con el Gran Premio de la Innovación 2009 como producto del año en la categoría de refrescos. Sin embargo, la innovación que ha llevado a cabo la marca para ofrecer al mercado variedades muy distintas de un mismo sabor, no le ha impedido seguir comercializando un zumo de frutas y una bebida natural. Fanta no ha olvidado sus raíces ni lo que le ha dado su éxito: la calidad y su sabor irrepetible.

En la empresa les gusta comportarse con mucha naturalidad y por eso Fanta utiliza en su elaboración un zumo que proviene de la friolera cifra de 400 millones de naranjas y 260 millones de limones,creando el mítico Sabor Fanta. Lo que está claro, aunque parezca poco probable, es que entre esos millones de piezas de fruta estará tú media naranja. Y es que, ¿quién no ha tomado nunca alguno de estos refrescos acompañado de alguien muy especial? Para niños, jóvenes, o no tan niños, Fanta siempre ha estado ahí fortaleciendo amistades, creando nuevos vínculos y ayudando a disfrutar de los buenos momentos. Y pretende seguir haciéndolo durante mucho tiempo.

En realidad, en Fanta están pendientes al cien por cien de que cada paso que dan vaya acorde con una filosofía clara y comprometida con la calidad, la innovación y el cuidado del medio ambiente. Como no podía ser de otra forma, se cumplen de manera rigurosa los estándares de calidad internacionales y se han mejorado sensiblemente los procesos de elaboración  y embotellado para que los envases sean cada vez más ligeros y reciclables. Todo, para seguir construyendo la historia de muchos limones y naranjas y el mítico sabor Fanta que tan bien consiguen cada día.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...