Enseña a tus pequeños cómo limpiarse los dientes

Aprende como debes limpiarle los dientes a tu hijo, esta es la mejor manera para cuidarlos

Así debes enseñar a tus hijos a limpiarse los dientes

Enseñarle a un niño a limpiarse los dientes, es una tarea importante que tienen los padres, pues esta práctica es fundamental para cuidar la salud bucal. Por tanto, dedicar tiempo y enseñarle pacientemente al niño lo que debe hacer, es fundamental, pues empezará con tu ayuda y en cualquier momento, con la practica constante, te sorprenderá haciéndolo solo o sola.

¿Cómo enseñarle a mi hijo a limpiarse los dientes?

Luego de los 6 meses de edad, los pediatras y odontólogos recomiendan comenzar a cepillar las encías del bebé, pues suele coincidir con el momento en que comienzan a consumir alimentos como tal. Mientras más pronto comiences a fomentar el cuidado bucal, el niño adquirirá con mayor facilidad la costumbre de limpiarse los dientes.

En cuanto notes que comienza el proceso de dentición de tu bebé, emplea una mínima cantidad  de pasta dental para niños, es decir, sin flúor, a medida que aparezcan los dientes, lo recomendable es que la cantidad se asemeje a un grano de arroz. En los bebés,  puedes emplear una pasta dental con flúor diseñada para niños, aunque con la aparición de los dientes se puede aumentar la cantidad, que debería ser del tamaño de una arveja o guisante.

Debes iniciar el proceso de enseñanza usando un cepillo especial para bebés o cepillo pequeño para niños de cerdas suaves.

Limpiar los dientes del niño

Esta es una tarea que debes realizar con suavidad tanto en los dientitos del frente como de atrás, y lo recomendable es que sea dos veces al día: en la mañana y en la noche después de cenar. Por supuesto, también limpia la lengua, ya que al cepillarla eliminas bacterias que comúnmente, causan mal aliento.

Ya cuando el niño tenga más del año y tenga mayor control de su boca, enséñale a enjuagarse la boca, recuerda que se debe evitar que el niño se trague la pasta dental. Como parte de la enseñanza de limpiarse los dientes, cuando el cepillo ya luzca con las cerdas abiertas, gastadas o aplastadas, cámbialo por uno nuevo.

Los odontólogos recomiendan pasar hilo dental entre los dientes muy unidos, algo recomendable una vez finalizado el cepillado, de este modo el hilo dental llevará flúor de la pasta dental a las superficies interdentales del niño.

¿Cuándo dejar que el niño limpie los dientes por sí mismo?

Cuando el te exprese que quiere intentarlo y notes que puede hacerlo solo, durante algún tiempo déjalo comenzar a limpiarse los dientes y lo luego termina tú la tarea para asegurarte que queden bien limpios, alrededor de los 7 años es la edad habitual en que pueden cepillarse solos y hacerlo debidamente.

Otro método es que ambos se cepillen los dientes a la vez, al final muéstrale tus dientes y que él o ella te muestre los suyos, así podrás evaluar su desempeño mientras se revisan juntos. Si notas alguna manchita dile que olvido un rinconcito y quedó sucio, que tú lo ayudarás, pregúntale cómo quedaron tus dientes y si desea ayudarte a terminarlos de limpiar.

¿Qué hacer si el niño no quiere limpiarse los dientes?

Un truco que suele funcionar con niños que no quieren limpiarse los dientes, es comprarle un cepillo de algún personaje que le guste y lo motive  a cepillarse, ya que así se motivará a hacerlo constantemente. Aunque naturalmente, puede obtenerse flúor a partir del agua y la pasta dental,  llévalo contigo a elegir un cepillo que le guste.

En ocasiones, el agua de ciertas localidades puede contener flúor, un compuesto que también se encuentra presente en el agua embotellada y en algunos jugos de fruta. Aunque tampoco abuses del flúor, de allí la importancia de usar poca pasta dental mientras el niño aprende a enjuagarse la boca con agua y escupir.

El cuidado de los dientes de leche

Por lo general, los dientes nuevos suelen ser favorecidos por el flúor, un mineral que fortalece el esmalte de los dientes, evita las caries y los hace resistentes a bacterias y ácidos. Otro modo de aplicar un poco de flúor es que lo haga un odontólogo.

Por último, y no menos importante, acostumbra a tu hijo (a) a visitar al odontólogo cada cierto tiempo, no dejes que le tenga miedo, llévalo desde pequeño para que se familiarice pronto con los sonidos, olores e instrumentos característicos de los consultorios.

Ayúdale a tu hijo a evitar las caries, dosifica los dulces como frutas  y mermeladas, así como aquellos alimentos ricos en almidón como galletas, panes, pretzels y pastas, que estos suelen favorecer la aparición de caries. Procura servirlos con las comidas para que no permanezcan largos periodos de tiempo en su boca, o en todo caso, sírvelos con agua.

Lo recomendable es que después de los 6 meses, cuando suelen aparecer los primeros dientitos, programes una cita, o en todo caso al cumplir su primer año de vida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...