Viajar en vacaciones estando embarazada

Viajar en vacaciones estando embarazada no encierra complicaciones dependiendo de la semana de la gestación, siempre que se sigan una serie de consejos y que se hable con el ginecólogo para certificar que no existen inconvenientes.

Viajes durante la gestación

Estar embarazada no es un impedimento para viajar, siempre y cuando no existan contraindicaciones o complicaciones, pero siempre es interesante adoptar algunas medidas que variarán dependiendo del estado de la gestación, que facilitarán que el viaje sea seguro y agradable. Un viaje a partir de la semana 18 del embarazo es seguro, ya que el embrión ha superado la etapa más crítica de su desarrollo, hablamos de los tres primeros meses tras la concepción, donde el riesgo de aborto espontáneo es más elevado.

A esto hay que sumar que el tamaño de la barriga no es significativo y no resulta molesta para viajar y disfrutar de unas merecidas vacaciones. A partir de las 28 semanas del embarazo, momento en el que se ha superado el segundo trimestre de gestación, sí es recomendable evitar los viajes largos, tanto por el tamaño de la barriga como por la presión física y psíquica, cuestiones que empiezan a afectar al estado general de la futura mamá.

A partir de esta semana, el futuro bebé ya supera el kilo de peso y su talla puede alcanzar los 38 centímetros, hay que tener en cuenta que apenas quedan 12 semanas para salir de cuentas y dar a luz. Esto provoca que la actividad hormonal sea elevada, a esto sumamos molestias habituales del embarazo como, por ejemplo, el insomnio, el dolor de espalda, algún dolor abdominal, molestias en las piernas, etc., un conjunto de síntomas que irremediablemente harían que el viaje no sea precisamente un camino de rosas. Desde la semana 28 hasta la 34 es recomendable que se eviten los viajes largos en la medida de lo posible, a partir de la semana 34 de gestación ya no es recomendable realizar viajes, pero en el caso de que sea necesario, lo mejor es consultar al ginecólogo, quien deberá determinar si es factible el viaje, si pueden existir complicaciones, etc.

En esta semana el futuro bebé ya tiene un tamaño de unos 45 centímetros y su peso supera los dos kilos, lo que forzosamente provoca más molestias, es una etapa en la que las futuras mamás necesitan más descanso y tranquilidad. A partir de la semana 34 aumenta la dificultad para respirar, se produce una mayor retención de líquidos, el dolor de espalda se acentúa… una serie de cambios que hacen que un viaje se convierta en algo poco placentero. Evidentemente, hablamos de forma generalizada porque hay madres que con pocas semanas de embarazo sufren de forma más significativa las molestias y los viajes no resultan nada agradables, otras pueden estar embarazadas de 34 semanas y sentirse perfectamente bien y dispuestas a viajar, a pesar de que el bebé se pueda adelantar y termine dando a luz en otro lugar.

Viajar en vacaciones estando embarazada no es un problema, pero merece la pena planificar el viaje y los preparativos con anterioridad, con ello se evitan las prisas, los contratiempos y los agobios de última hora, algo que no conviene si se desea disfrutar de un viaje de placer y no aumentar el estado de ansiedad. Otras recomendaciones generales son llevar ropa cómoda y un calzado adecuado, evitar cargar peso, llevar artículos que faciliten un viaje más cómodo como una almohada para las cervicales que facilitará el descanso y reducirá el dolor de espalda, etc.

Dependiendo del estado del embarazo hay que hablar con el ginecólogo para que pueda determinar si no existen complicaciones y se puede viajar con tranquilidad, no está de más solicitar un resumen del historial por si se produjera alguna complicación y la futura mamá tuviera que ser atendida en otro centro médico. Por último, recordar que los medios menos aconsejables para un viaje estando embarazada son el autobús y el barco, el primero por la falta de lavabos y la imposibilidad de pasear, el segundo porque el movimiento del barco podría provocar mareos, imposibilidad de tener un buen descanso, etc. Así que ya lo sabéis, para disfrutar de un viaje mientras se está embarazada, no estará de más seguir alguno de los consejos comentados.

Foto | Phalinn Ooi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...