Varicela en el embarazo

La varicela, aunque es poco común en los adultos, puede afectar a personas embarazadas. Si este es tu caso, lo mejor es no vacunarse, pues puede dañar al feto. Las vacunas han de aplicarse antes o después del embarazo. Llama a tu médico y sigue sus indicaciones. Es importante que no vayas en persona a ningún centro, pues podrías contagiar a otras personas. Dependiendo de la edad del feto, el virus le puede afectar de una forma o de otra.

Las vacunas de varicela siempre han de aplicarse, al menos, un mes antes del embarazo

Aunque el 90% de los adultos ha pasado la varicela, aún existen posibilidades de que una persona embarazada se contagie de esta enfermedad. La varicela está provocada por el virus Varicela-Zoster, también conocido como VVZ, que se transmite tanto por vía respiratoria como por vía sanguínea. Así que, a pesar de que pueda parecer extraño, una mujer puede quedar contagiada de varicela y posteriormente pasarla al feto a través de la placenta. El virus se incuba entre 12 y 20 días sin síntomas aparentes. Pasado este periodo comienzan a aparecer fiebre, vómitos, y erupción en la piel y en las mucosas, que se pueden transformar en pequeñas ampollas rodeadas por una areola rosada. Estas erupciones, con el paso de los días, se convierten en costras que acaban desprendiéndose sin dejar cicatriz.

Dependiendo de la edad en la que se produzca el contagio, la varicela puede afectar de una manera u otra al feto. Si se produce antes de la decimotercera semana, el riesgo es muy bajo, ya que solamente un 0,4% de los bebés pueden quedar afectados. Si ocurre entre la decimotercera semana y la vigésima semana, el riesgo de padecer el síndrome de varicela congénita en el bebé aumenta hasta un 2%. En este caso se pueden dar malformaciones fetales como cicatrices en la piel, microcefalia o malformaciones en los miembros. También es posible que el síndrome de varicela congénita afecte a la visión, a la audición y a la capacidad psicomotora del recién nacido. Por último, si la infección se produce a partir de la vigésima semana, los anticuerpos de la madre (inmunoglobulinas IgG) tienen capacidad de reacción para atravesar la placenta y proteger al feto. De esta manera, si el recién nacido contrae la varicela antes del quinto día de vida, ésta no le ocasionará problemas serios.


En caso de que se haya contraído la enfermedad durante el embarazo es recomendable administrar un antiviral que se llama aciclovir, de esta manera, los riesgos para la madre serán menores. Si no se trata puede ser fatal. Si crees que te has contagiado, lo primero que tienes que hacer es llamar a tu centro de salud, del que recibirás indicaciones. No es aconsejable que acudas directamente, ya que podrías contagiar a otras personas. Aunque la mejor manera para prevenir la varicela es vacunándose, las mujeres embarazadas no deben recibir vacuna alguna, pues los efectos de ésta podrían ser muchos más perjudiciales para el feto que si no se la ponen. Los médicos recomiendan que las mujeres se vacunen al menos un mes antes de quedarse embarazadas. Si no te has vacunado y estás encinta, lo mejor que puedes hacer es vacunarte después de tener el bebé, para que así no tengas problemas en el siguiente embarazo.

Fuente: babysitio.com

Foto: pARTido

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...