Una dieta elevada en grasas omega 6 reduce la probabilidad de nacimiento de un bebé varón

Según una investigación australiana, una dieta elevada en grasas omega 6 (concretamente en ácido linoleico) antes del embarazo, podría reducir la probabilidad de tener un bebé varón, al menos así se ha constatado en este trabajo realizado con roedores de laboratorio. Lo cierto es que queda mucho por investigar, no tardaremos en conocer nuevos datos sobre este tema.

Ácido linoleico y reducción de nacimientos de bebés varones

Según los resultados de un estudio desarrollado por expertos de la Universidad de Griffith (Australia), una dieta elevada en grasas omega 6 antes del embarazo podía reducir la probabilidad de nacimiento de un bebé varón. Los investigadores comentan que en el ensayo realizado con animales, una dieta con una elevada concentración de ácido linoleico, un ácido graso esencial de la serie omega 6, redujo el porcentaje de descendientes varones.

Los expertos explican que estos resultados se pueden trasladar al ser humano, aunque quedan algunas cuestiones por analizar, las sociedades occidentales consumen cada vez más grasas omegas 6 y especialmente ácido linoleico, presente en alimentos como el aceite vegetal. Según los datos, los roedores que comieron una dieta rica en ácido linoleico, experimentaron una concentración alterada de proteínas inflamatorias, sus concentraciones de prostaglandina E (una proteína que puede causar la contracción del útero durante el embarazo) aumentaron, y la leptina (hormona que puede regular el crecimiento y el desarrollo) se redujo.

Generalmente, si la dieta humana es rica en ácido linoleico, también lo es en azúcares y sal, los expertos centraron su atención sólo en el ácido linoleico, siendo el único elemento que cambió en la dieta de los roedores. Pero, ¿no influirán los azúcares y la sal en la reducción de la concepción de bebés varones?, ¿se ha analizado la interacción entre los tres elementos en el organismo y cómo podría afectar a los cambios en el sistema reproductor? Es obvio que la dieta de los roedores es diferente a la de los seres humanos, y muchas hormonas y marcadores del organismo no actúan del mismo modo ante determinados nutrientes.

En principio se habla del ácido linoleico y se considera que para contar con las mismas posibilidades de género en la descendencia, sería recomendable desde antes del embarazo, reducir la ingesta de ácido linoleico. Claro, que este no es un consejo que se deba seguir, al menos de momento, ya que los propios investigadores comentan que no saben si este cambio en la dieta podría tener efectos secundarios indeseados a largo plazo, lo que demuestra que es necesario seguir investigando, con una mayor muestra de individuos y más tiempo de estudio.

Los responsables de este estudio tienen la esperanza de poder seguir investigando en profundidad la relación entre la ingesta elevada de ácido linoleico en la dieta, el porcentaje de bebés varones nacidos y el desarrollo infantil a largo plazo. En este último caso ya se está investigando si se ha producido algún cambio en los niños de madres que consumieron una dieta rica en ácido linoleico durante el embarazo, y si esto ha provocado un aumento del riesgo de determinadas enfermedades en los niños y en varones adultos.

Se puede decir que la investigación es algo escueta, son unos primeros resultados que dan pie a seguir investigando. De momento, podéis conocer más detalles de este estudio a través de este artículo publicado en la página de la universidad, y en este trabajo publicado en la revista científica The Journal of Physiology, sobre los efectos de una dieta materna con elevada carga de ácido linoleico antes del embarazo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...