Una buena hidratación ayuda a prevenir la acidez y las náuseas en el embarazo

Hidratación durante el embarazo

Esta semana la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) ha presentado una guía para embarazadas, titulada ‘Pautas de hidratación con bebidas con sales minerales para mujeres embarazadas y en periodo de lactancia’, en la que señala que una buena hidratación ayuda a prevenir la acidez y las náuseas en el embarazo.

La guía nace con el objetivo de mejorar el conocimiento de los profesionales de la salud sobre la hidratación, y ayudar a prevenir los procesos de deshidratación en las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia.

En esta guía para embarazadas se advierte del peligro que puede causar la deshidratación durante el embarazo, que puede provocar dolores de cabeza, náuseas e incluso contracciones en el tercer trimestre de embarazo.

Cuidar la alimentación y la forma física es vital durante el embarazo, pues la salud de la madre condiciona de forma determinante la salud del bebé. Además, un estilo de vida saludable ayuda a mitigar las molestias típicas del embarazo. Una buena hidratación ayuda a prevenir la acidez y las náuseas en el embarazo, ya que el agua facilita el flujo de nutrientes hacia el torrente sanguíneo del feto y su distribución por todo el organismo. También mejora los problemas de estreñimiento en el embarazo y ayuda a depurar el cuerpo de toxinas a través de la orina.

Por regla general se recomienda a las embarazadas beber 2,7 litros diarios de líquidos, lo que se traduce en unos diez vasos de agua al día. No obstante, tal como señala la guía de hidratación de la SEGO, las bebidas con determinados azúcares y sales minerales pueden mejorar la hidratación, siempre que su consumo sea el adecuado.

Como ya hemos comentado, no sólo las necesidades nutricionales varían durante el embarazo y condicionan la salud de la madre y del bebé, la condición física también contribuye al bienestar de la embarazada. Así, los expertos recomiendan practicar deportes de forma moderada, como caminar, nadar o hacer yoga, sin exponerse al sol y al calor, y controlando siempre la reposición de líquidos y sales minerales que se pierden a través del sudor.

Foto | Micah Taylor

Fuente | Europa Press

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...