Un nuevo estudio revela que un poco de vino durante el embarazo no daña al feto

Recientes investigaciones habrían demostrado que el consumo moderado de alcohol durante el embarazo no causaría daños en el feto en desarrollo, aunque el criterio universal indica que lo mejor no es ni poco ni mucho, sino absolutamente nada de alcohol durante la gestación.

Cabe destacar que la recomendación de todos los especialistas sigue siendo que la mujer no debe consumir nada de alcohol durante su embarazo, pero aún así hay muchas que deciden arriesgarse y en ese sentido, existe nueva información al respecto gracias a un reciente estudio que ha sido publicado en la Revista Internacional de Obstetricia y Ginecología.

Lo que destaca como principal descubrimiento es que aparentemente tener una conducta etílica controlada durante el embarazo es posible, ya que se advirtió que consumir una o dos copas de vino a la semana no generaría daños contundentes en el feto que se encuestra en gestación.

Esto se pudo saber gracias al análisis de la conducta social y emocional de un grupo formado por más de 10.000 niños de siete años de edad, todos ellos fueron sometidos a pruebas cognitivas, además su entorno, formado por familiares y profesores se encargó de responder encuestas sobre las características de cada niño.

Los resultados demostraron que los niños que habían nacido de mujeres que habían optado por tomar vino durante su embarazo a razón de dos o menos copas de alcohol por semana durante toda su gestación, parecían tener menor incidencia en problemas de conducta, comparados a los niños nacidos de mujeres que se habían mantenido abstemias durante el embarazo.

Aparentemente los expertos descubrieron que estos niños además también demostraron tener mejores resultados en los test a los que fueron sometidos, con mejores capacidades en lectura, matemática y evaluación de habilidades espaciales, aunque podría tratarse de una coincidencia dado que tras realizar algunos ajustes estadísticos, estas diferencias desaparecieron entre los niños nacidos de madres que tomaron vino y los niños de madres que prefirieron no arriegarse.

Lo que llegaron a concluir los expertos involucrados en la investigación es que el consumo leve de alcohol durante el embarazo no colleva a consecuencias adversas cognitivas o conductuales durante la niñez, por lo menos, en la mayoría de los casos.

Vía | Actualidad.rt
Foto | brapps

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...