Trastorno Bipolar


Embarazo bipolar

El trastorno bipolar es una enfermedad mental conocida antaño como “psicosis maníaco depresiva”. El trastorno se caracteriza por los desórdenes que se sufren en el estado de ánimo, tienen temporadas en las que el estado de ánimo es depresivo y existe un gran decaimiento, y otras veces la euforia y la alegría son predominantes.

La raíz del trastorno bipolar se encuentra en una alteración química neuronal, principal responsable de los cambios de ánimo. Por norma general, cuando una futura mamá sufría trastorno bipolar, los especialistas recomendaban interrumpir cualquier tratamiento farmacológico con el propósito de que no afectaran al feto.

Sin embargo, hace ya algunos meses, una investigación ponía de manifiesto que no era recomendable abandonar el tratamiento. Un grupo de investigadores de la Clínica Cleveland (Estados Unidos) estudió a 89 mujeres que sufrían trastorno bipolar, mujeres que en el momento de concebir a sus hijos no habían sufrido ninguno de los síntomas relacionados al trastorno.

De este grupo de mujeres, 62 suspendieron el tratamiento que realizaban en un momento determinado entre los seis meses antes de la concepción y los tres meses posteriores a ella. Según los datos recabados, un 85% de las mujeres sufrieron las consecuencias de este trastorno, en cambio, sólo un 37% de las futuras mamás que prosiguieron el tratamiento recayeron en la enfermedad. Los datos no reflejaban nada sobre las posibles consecuencias para los bebés, siendo un estudio con poca base al no tener en cuenta posibles variables, sobre todo las relacionadas con el desarrollo del feto.

Hoy conocemos un nuevo estudio sobre el trastorno bipolar y que afecta especialmente a los niños una vez nacidos, la investigación ha sido llevada a cabo por expertos del Karolinska Institute de Suecia y muestra que los niños nacidos de padres mayores de 30 años tienen mayores posibilidades de padecer un trastorno bipolar, además parece ser que estas probabilidades aumentan conjuntamente con la edad del padre.

Los principales investigadores argumentan la posibilidad de que la edad sea un factor condicionante de la degradación del esperma, concretamente variaciones en el ADN que darían lugar a que los niños padecieran el trastorno, pero cabe destacar que serán necesarios más estudios para verificarlo. Hay que tener en cuenta que el estudio se basa en la recopilación de datos del registro médico nacional del país y una investigación científica podría respaldar o refutar las conclusiones ofrecidas.

Es evidente que la edad de los padres condiciona la futura salud de los niños, un esperma más joven se encuentra en mejores condiciones. Pero volvemos a destacar que todavía no se ha realizado un estudio en el que se muestren los posibles efectos del tratamiento que se proporciona a las futuras mamás en los bebés, algo que es necesario conocer a priori a fin de certificar si se puede o no seguir el tratamiento durante el embarazo.

Más información | Karolinska Institute
Más información | Wikipedia
Foto | Daniel Rezende

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...