Tomar paracetamol durante el embarazo se relaciona con los síntomas del espectro autista en los niños

Según una investigación desarrollada por el Instituto de Salud Global de Barcelona, el paracetamol durante el embarazo está relacionado con síntomas del espectro autista en los niños varones y con el riesgo de déficit de atención e hiperactividad en niños y niñas. Se considera que el fármaco podría afectar de forma perjudicial al desarrollo neurológico del futuro bebé durante el embarazo.

Medicamentos durante el embarazo

Se han realizado muchos estudios sobre los posibles efectos que tiene el paracetamol durante el embarazo en los fetos, algunos han concluido que se trata de un fármaco inocuo y otros advierten de los riesgos que supone tomarlo durante la gestación, apuntado, por ejemplo, que podría aumentar el riesgo de alergias y asma en los bebés. Hace aproximadamente un mes hablábamos de una investigación realizada por expertos de la Universidad de Esat Anglia (Reino Unido) en la que se concluía que la mayoría de mujeres embarazadas sobrestiman el riesgo de tomar medicamentos, muchas mujeres embarazadas no querían tomar ningún fármaco aunque según los especialistas de salud, fueran inocuos para el futuro bebé.

Los investigadores explicaban que el paracetamol es un medicamento seguro en el embarazo y que puede proporcionar alivio ante determinados problemas de salud, como un dolor de cabeza, un resfriado, dolor en las cervicales, etc. Sin embargo, la mayoría de las futuras mamás que participaron en este estudio no querían tomarlo, algo que en cierto modo era reprochado por los médicos. Pues bien, ahora aparece una nueva investigación en la que se concluye que el paracetamol durante el embarazo podría aumentar los síntomas del espectro autista en los niños, además se relacionaría en niños y niñas con los síntomas relacionados con el déficit de atención y la hiperactividad.

La investigación ha sido llevada a cabo por ISGlobal (Instituto de Salud Global de Barcelona), se trata del primer estudio de su tipo en el que se describe una asociación independiente entre el uso de este fármaco durante el embarazo y los síntomas del espectro autista en niños. También es el primer estudio que muestra los distintos efectos del fármaco sobre el neurodesarrollo del bebé según el sexo. Es lógico que las futuras mamás se nieguen a tomar fármacos incluso si los especialistas en salud se los recomiendan, un ejemplo claro es el paracetamol, pues los médicos lo prescriben y aparecen estudios como este, en el que se concluye que puede provocar problemas a los bebés.

En la investigación participaron 2.644 parejas formadas por madre e hijo, en un estudio de cohorte de nacimiento. El 88% de los niños participantes fueron evaluados cuando tenían un año, y el 79’9& cuando cumplieron los cinco años. En una encuesta se preguntó a las madres sobre la toma de paracetamol durante el embarazo, así como la frecuencia, siendo las respuestas nunca, de forma esporádica o persistente. El 43% de los niños que se evaluaron cuando tenían un año habían sido expuestos al medicamento durante el embarazo antes de cumplir las 32 semanas de gestación.

A los cinco años de edad, el 40% de estos niños tenían un mayor riesgo de sufrir síntomas de hiperactividad o impulsividad que los niños de madres que no tomaron paracetamol durante el embarazo. En el caso de aquellos niños que habían sido expuestos al fármaco de forma persistente, los expertos comentan que tuvieron un peor rendimiento en el K-CPT, una prueba que se utiliza para determinar la velocidad del procesamiento visual, la impulsividad y el déficit de atención. En el caso de los niños varones expuestos de forma persistente al paracetamol, mostraron un incremento de dos síntomas del espectro autista.

Ante estos resultados, los investigadores consideran que el paracetamol podría afectar de forma perjudicial al desarrollo neurológico del futuro bebé durante el embarazo. Además apuntan que podría afectar al sistema inmunológico de los bebés o ser tóxico para algunos fetos. Merece la pena que leáis el estudio publicado en la página del Instituto de Salud Global de Barcelona y en este artículo de la revista científica International Journal of Epidemiology.

Por tanto, no es extraño que muchas madres decidan aplicar el principio de precaución y mientras no exista consenso científico sobre este tema, negarse a tomar un fármaco que para unos es inocuo y para otros es un riesgo para el bebé.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...