Tomar el sol durante el embarazo

Vitamina D

Tomar el sol durante el embarazo es recomendable tanto para la madre como para el futuro bebé, así lo asegura un estudio conjunto realizado por investigadores de la Universidad Nacional de Australia (Australia’s National University) y el Instituto Murdoch de Investigación en Niños (The Murdoch Childrens Research Institute).

Según los investigadores, no tomar el sol durante el embarazo estaría vinculado a una deficiencia de vitamina D que podría afectar al sistema nervioso central del feto o a su sistema inmunológico, favoreciendo la aparición de diversas enfermedades, una de ellas podría ser la esclerosis múltiple. Para llegar a esta conclusión los expertos revisaron los datos pertenecientes a 1.524 personas que padecían la enfermedad nacidas entre 1920 y 1950, los expertos descubrieron que la mayoría habían nacido en los meses de noviembre y diciembre, lo que indica que las primeras semanas del embarazo se desarrollaron en meses fríos en los que las madres preferían quedarse en casa para resguardarse de las bajas temperaturas.

Paralelamente se demostraba que eran pocos los casos de personas que sufrían esclerosis múltiple y que habían nacido en mayo o junio, es decir, durante el primer trimestre del embarazo las madres disfrutaron de los meses de verano recibiendo más rayos del sol. Las conclusiones mostraron que el riesgo de padecer esta enfermedad se incrementaba en un 30% en los niños que habían nacido en los meses más fríos, o lo que es igual, sus madres recibieron menos exposición solar durante los primeros meses del embarazo.

Sin embargo, hay que recordar que la vitamina D que se recibe durante un paseo como efecto de los rayos solares resulta insuficiente y es obligatorio que en la dieta se contemplen alimentos ricos en vitamina D, alimentos como el atún, el salmón, las acelgas, etc. De todos modos, hay que apuntar que se ha demostrado que los bebés que nacen a finales de verano son más altos y grandes gracias al aporte de vitamina D recibido por la madre como consecuencia de los rayos solares, de ello se hacía eco un estudio realizado por la Universidad de Bristol.

Como sabemos, la vitamina D es muy importante en la infancia, su carencia provoca raquitismo, de ahí que se denomine la ‘vitamina del raquitismo’, quizá el mayor aporte de vitamina D sea realizado por la alimentación, pero la aportada por los rayos solares aunque insuficiente, parece jugar un papel muy importante en el buen desarrollo del embarazo y en la calidad de vida del bebé en estado adulto.

Según leemos en Europa Press, los expertos concluyen que durante los primeros meses del embarazo los suplementos de vitamina D reducirían el riesgo de que los bebés sufrieran determinadas enfermedades. Sería interesante cotejar este estudio con otro similar realizado en los países nórdicos para reafirmar la conclusión.

Puedes conocer todos los detalles del estudio a través de la revista científica British Medical Journal.

Foto | Estrelas e límoms

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...