Tolerancia inmunológica al feto

Embarazo

La tolerancia inmunológica al feto es un hecho que posibilita la gestación y el nacimiento de los bebés, pero es también un enigma poco estudiado para el mundo científico. Hay que tener en cuenta que un feto, desde que es embrión posee un 50% de material genético perteneciente al padre, que no se corresponde con el material genético de la madre, por lo que en teoría, el sistema inmunológico debería reaccionar y luchar contra lo que se consideraría un organismo ajeno que debería ser expulsado. Podríamos hacer una comparativa con lo que ocurre en la incompatibilidad Rh, cuando unos glóbulos rojos de la sangre del feto acceden al flujo sanguíneo de la madre se identifican como elementos hostiles. Recordemos que la proteína que éstos poseen es diferente a la proteína de los glóbulos rojos de la madre, se provoca una reacción en la que el organismo produce anticuerpos para eliminarlos.

Una mujer embarazada lleva en su vientre un ser vivo cuya composición es desconocida (al menos en un 50%) y en teoría el sistema inmunológico debería atacar e intentar destruir al feto por considerarlo un cuerpo extraño y peligroso, obviamente no ocurre así, es lo que se denomina tolerancia inmunológica al feto. Es una contradicción biológica que permite que la inmensa mayoría de los embarazos acaben en un feliz desenlace. Siendo más concretos, la inmunología de la reproducción investiga por qué el sistema inmune no reacciona ante los elementos antígenos (sustancias que provocan la reacción del sistema inmunitario), desde el intercambio de fluidos, pasando por las semanas del embarazo y culminando en el parto, no se produce una activación de la inmunidad materna. Claro, que siempre existen excepciones, por ejemplo las reacciones anafilácticas al esperma, es decir, el organismo de la mujer ataca al esperma en el momento en el que se introduce en el cuerpo.

Pero retomemos la tolerancia inmunológica al feto, como decíamos al principio es un tema que no se ha estudiado con profundidad hasta ahora, a través de 20 Minutos hemos podido saber que dos investigadores del Instituto de Tecnología de California (Estados Unidos), parecen haber hallado una puerta de entrada para desvelar esta contradicción biológica. A través de este enlace podemos acceder al estudio en el que se concluye que las mujeres fértiles producen un tipo de células como respuesta a los elementos antígenos del feto, son proteínas que estimulan el sistema inmunológico y cuya respuesta permite el desarrollo de la gestación sin complicaciones y sin el rechazo por parte del organismo de la madre.

Al parecer, este tipo de células denominadas células T o linfocitos T, son las responsables de coordinar la respuesta inmune celular y también de realizar la cooperación para desarrollar todas las formas de respuestas inmunes, como la producción de anticuerpos por los lifocitos B o leucocitos, de los que depende la inmunidad mediada por anticuerpos cuyas actividades son específicas contra los antígenos. Los linfocitos T constituyen el 70% del total de linfocitos responsables de segregar proteínas específicas, y una parte de ellos están especializados en proteger a la madre durante el embarazo, este es un primer paso para poder comprender por qué se produce una tolerancia inmunológica al feto.

semanas del embarazo

Hasta ahora, los investigadores mantenían la idea de que el sistema inmune materno era responsable de la tolerancia al feto, pero no se había demostrado cómo se generaba dicha tolerancia y menos probar que existía relación con el sistema inmunológico de la madre. Descubrir que existen linfocitos especializados en el embarazo ha sido un gran salto para la comprensión de la tolerancia inmunológica fetal. Los estudios se han realizado con roedores de laboratorio que eran genéticamente idénticos. Para demostrar el papel que juegan las células T, los expertos utilizaron roedores masculinos, fetos con células que contenían una proteína denominada antígeno de trasplante, responsable de proporcionar a los tejidos de cada roedor (feto) unas características únicas que lo diferencian de los demás. Los roedores femeninos no lo poseían y en teoría, este antígeno específico no supondría problema alguno para los fetos machos, ya que la tolerancia inmunológica fetal protegería a los fetos ante cualquier acción del sistema inmunológico de los ratones madre.

Los expertos utilizaron una sustancia para poder elegir y destruir las células T del organismo materno (los linfocitos especializados en el embarazo), en teoría, al eliminar estas células, el sistema inmunológico de la madre reaccionaría ante los antígenos fetales destruyéndolos, y eso es lo que ocurrió, por lo que queda demostrado el papel tan importante que desempeñan las células T o linfocitos especializados en la tolerancia inmunológica al feto y en consecuencia al buen desarrollo del embarazo.

Los resultados se pueden trasladar a los seres humanos, aunque será necesario realizar nuevos estudios y profundizar en el papel que desempeñan los linfocitos T especializados en la tolerancia inmunológica al feto. De los resultados se podrían obtener muchas respuestas, además de comprender todo el proceso y por qué un embarazo puede llegar a término sin complicaciones, se podrían conocer las causas de problemas como la preeclampsia. En fin, queda mucho por investigar para poder comprender todo lo que rodea a un embarazo. Además del informe del Instituto de Tecnología de California citado anteriormente, también podéis acceder al estudio que ha sido publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences.

Foto 1 | Lunar Caustic
Foto 2 | Eutman

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 2,00 de 5)
2 5 1
Loading ... Loading ...