Stretching para embarazadas

Se conoce como stretching para embarazadas a una serie de técnicas de estiramiento que se realizan para lograr mayor elasticidad en los músculos y a su vez mejorar la movilidad de las articulaciones. Como sabemos, los estiramientos son una forma de ejercicio físico que mejora el tono muscular, la elasticidad y la amplitud de movimientos, son ejercicios que los deportistas realizan como paso previo a una competición a fin de lograr un aumento del rendimiento y reducir el riesgo de posibles lesiones.

El stretching para embarazadas se podría considerar una gimnasia de tipo suave, muy adecuada durante la etapa del embarazo dado que no es tan dura como otros ejercicios, sin embargo, incluso realizando stretching, las futuras mamás deben tener en cuenta algunos aspectos para reducir posibles riesgos al realizar los ejercicios de estiramiento correspondientes. Los ejercicios siempre deben realizarse con asesoramiento profesional para evitar cualquier problema.

Partimos de la base de que el stretching alivia las contracturas musculares asociadas a la tensión del embarazo, recordemos por ejemplo el post Dolor de espalda en el embarazo, problema que sufren las futuras mamás y que se agrava a medida que avanzan las semanas del embarazo. La sobrecarga del peso en la musculatura de la espalda, la variación que sufre la columna vertebral sobre la estabilización y soporte que proporcionan los glúteos a la pelvis, el dolor cervical localizado en el cuello y sus proximidades, fruto de las posturas que adoptan las futuras mamás, son dolores que se pueden reducir con simples ejercicios de stretching.

El stretching para embarazadas está formado por una serie de posturas de estiramiento que deben realizarse de forma suave y pausada, siempre se deben realizar los ejercicios según las propias capacidades y no se deben realizar sobreesfuerzos. La finalidad es ejercer una tensión y mantener cada postura realizada durante unos segundos en las primeras etapas de los ejercicios, a medida que se avanza en ellos, se puede ampliar el tiempo de duración de cada ejercicio.

Los ejercicios son ideales para sentirse mejor y sufrir menos dolores, como beneficios añadidos se descansa y se duerme mejor. Algunos ejemplos de ejercicios de stretching son:
Tenderse de espaldas en el suelo sobre una colchoneta con las manos cruzadas en la nuca, con los pies apoyados en el suelo y las rodillas flexionadas. En este momento se trata de levantar la cabeza hasta que se aprecie una ligera tensión cervical (se podría decir que el movimiento se asemeja a las abdominales). Esta posición debe mantenerse un máximo de 5 segundos y después recuperar la posición inicial (el ejercicio se debe realizar unas cuatro veces).

Con la misma posición se pueden realizar varios ejercicios, por ejemplo, cruzando las manos por detrás de la cabeza e intentar que se junten los omóplatos para lograr crear una tensión en la zona dorsal de la columna. Recuerda que debe ser una tensión moderada y sin forzar, las pautas del ejercicio son las mismas, mantener esta posición hasta 5 segundos y realizar el ejercicio un máximo de cuatro veces. En la misma posición, ahora se cruzan los dedos de la mano entrelazándose por detrás de la cabeza y se intenta contraer los glúteos manteniendo la zona lumbar pegada al suelo, las pautas de tiempo y repeticiones son las mismas.

Son muchos los ejercicios stretching para embarazadas que se pueden realizar y que permitirán a la futura mamá prevenir los dolores mencionados, mejorar la movilidad y fortalecer los músculos, algunos ejercicios de esta técnica son parecidos a los que se realizan en la danza del vientre. En el vídeo podéis ver algunos ejercicios de stretching o estiramientos.

Puedes conocer más detalles sobre el stretching para embarazadas en centros de yoga o gimnasios con clases especializadas para gestantes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...