Sensibilidad e hinchazón de los senos, un síntoma de embarazo

Uno de los primeros síntomas del embarazo es sin duda la sensibilidad y la hinchazón en los senos. Además, las venas se hacen más grandes, se oscurecen las aureolas de los pezones y aparecen pequeños bultitos alrededor de ellos. También podemos segregar calostro. Todo ello, está dentro de la normalidad en los primeros meses del embarazo.

Uno de los primero síntomas del embarazo es el aumento de la sensibilidad e hinchazón en los senos. Esto es debido al aumento de hormonas y la sensación es algo parecida a las molestias que tenemos las mujeres en  los senos cuando tenemos la menstruación o estamos a punto de que nos venga. Las molestias en los senos en el embarazo van disminuyendo a medida que tu cuerpo se va acostumbrando a los niveles altos de hormonas. Es decir, a partir del primer trimestre irá en disminución, si no es así deberás consultarlo con el ginecólogo. Otros síntomas notaras son la fatiga en el embarazo o las náuseas.

La sensibilidad y la hinchazón en los senos, un síntoma de embarazo.

No todas las mujeres embarazadas sufren esta molestia, pero en general es muy habitual, además suele ser más común en mujeres jóvenes y durante el primer trimestre de embarazo. Estos cambios que sufrimos en los senos son un aumento de la sensibilidad, molestias, hinchazón o cosquilleos. Todas estas molestias pueden venir ocasionadas por cambios de temperatura y aumento de hormonas a causa del embarazo, sobre todo.

Uno de los cambios más evidentes que notaremos en nuestro cuerpo es un aumento del tamaño de los senos durante el primer trimestre del embarazo.  Esto es por la acumulación de grasa en los senos, por lo que las glándulas mamarias irán poco a poco aumentando su tamaño.  Debes tener en cuenta que es muy posible que en este período aumentes de talla de sujetador.  A causa de este aumento de senos, hinchazón y sensibilidad puedes sentir picazón o te pueden salir estrías en la piel de los senos, esto puede ser debido al estiramiento que sufre la piel al aumentar el volumen.

También notarás que tus venas en los senos son más grandes, esto tiene su explicación. Por lógica, durante el embarazo, tus senos aumentan su provisión de sangre, por lo que las venas se hacen más grandes con este aumento de corriente sanguínea.  También se pueden oscurecer los pezones y las aureolas de los pezones, incluso notarás que la piel de las aureolas se vuelve arrugada (irregular) y te pueden salir unos pequeños bultitos. Estos bultitos no son más que pequeñas acumulaciones de grasa que tu cuerpo hace para evitar que los pezones se resequen o se agrieten.

Hay mujeres en las que los pezones pueden tener secreciones al principio del embarazo, esto es el calostro. Estas secreciones pueden aparecer de forma espontánea, con la excitación sexual o bien por masajear los senos. Para aliviar estas molestias se suele recomendar un sostén especial para el embarazo, en el caso de que tengas secreciones de calostro usa las almohadillas que usan las embarazadas para la lactancia y evita ponerte jabón directamente en los pezones, así evitarás que se resequen. Recuerda siempre que si tienes molestias en el embarazo, aunque sean las  más comunes, debes comentárselo a tu ginecólogo o comadrona para que te puedan asesorar y confirmar que están dentro de la normalidad.

Fuente | medlineplus

Foto | kristinbanks en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...