Se recomienda que las mujeres embarazadas eviten los suplementos de jengibre

La Autoridad de Seguridad Alimentaria de Noruega ha emitido un comunicado en el que se recomienda que las mujeres embarazadas eviten los suplementos de jengibre, la razón son los estudios que muestran que este rizoma incrementa el riesgo de sufrir aborto.

Jengibre y aborto

A raíz de una investigación realizada con animales por la Universidad Técnica de Dinamarca (DTU) y la Administración Danesa de Veterinaria y Alimentos, en la que se ha encontrado que existe un mayor riesgo de sufrir un aborto por el consumo de jengibre, la Autoridad de Seguridad Alimentaria de Noruega acaba de recomendar que las mujeres embarazadas eviten los suplementos de jengibre.

Es una recomendación basada en la posibilidad de que los datos obtenidos en los ensayos con animales se puedan trasladar a los seres humanos, destacando que este rizoma puede afectar al desarrollo normal del feto. Se habla de los suplementos indicando que con ellos la ingesta es mucho mayor que si se consume el jengibre en fresco. Parece ser que hasta la fecha se han realizado varios estudios con seres humanos, pero no se investigó concretamente si el jengibre podría tener efectos perjudiciales en las primeras semanas de la gestación.

Tanto la Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria como el Instituto Noruego de Salud Pública han evaluado el informe danés y apoyan sus conclusiones, emitiendo una advertencia contra la ingesta excesiva de jengibre en fresco y los suplementos de este rizoma. En uno de los ensayos, roedores de laboratorio recibieron entre 20 y 50 gramos de jengibre fresco rallado mezclado con un litro de agua, incluso con la ingesta más baja (1.784 miligramos de jengibre por kilo de peso corporal), la prevalencia del aborto aumentaba.

Trasladando estos datos a una mujer con un peso aproximado de unos 70 kilos, el consumo de un suplemento de jengibre proporcionará entre 24 y 329 miligramos por kilogramo de peso corporal, lo que supone una elevada cantidad que, según las investigaciones, podría aumentar el riesgo de aborto. Los expertos apuntan que existen motivos de preocupación, ya que incluso en cantidades pequeñas el jengibre aumenta el riesgo de aborto, de ahí que se hable de evitar tanto los suplementos como exceder los límites establecidos para el producto en fresco, cifrados en 100 miligramos.

Curiosamente, hasta no hace mucho se recomendaba el consumo de té de jengibre para reducir las náuseas en el embarazo, aunque no existen investigaciones científicas que avalen esta afirmación, pero lo peor es que no se había tenido en cuenta cómo podría afectar al feto en desarrollo el consumo de esta infusión. Quizá merezca la pena que las agencias de salud de otros países tengan en cuenta la recomendación de la Autoridad de Seguridad Alimentaria de Noruega, al menos hasta que se realicen nuevos estudios que ratifiquen los resultados obtenidos.

Se han otorgado varios usos medicinales al jengibre, que es ideal para una buena digestión, que reduce la incidencia de mareos, vómitos y náuseas, que estimula la circulación sanguínea, que es antiinflamatorio y antioxidante, y así un largo etcétera, pero esto no quiere decir que sea beneficioso para un feto en desarrollo. Podéis conocer todos los detalles de la recomendación y la investigación, a través de este artículo publicado en la página de la Norwegian Food Safety Authority.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...