Relación entre la hipertensión en el embarazo y el riesgo de obesidad en los hijos

Según los resultados de un estudio científico, la tensión arterial elevada durante el segundo y tercer trimestre del embarazo, es un factor que aumenta el riesgo de que los hijos sufran sobrepeso u obesidad a partir de los cuatro años. Aunque los datos parecen ser sólidos, el estudio no ha sido diseñado para demostrar causalidad.

Obesidad infantil

Anteriormente hemos hablado de los riesgos asociados a la hipertensión en el embarazo, un problema en el que la futura mamá tiene una tensión arterial igual o mayor de 140/90 mmHg, que puede provocar diferentes complicaciones en la salud de la madre y del futuro bebé. Hoy conocemos una nueva investigación que añade un nuevo factor de riesgo, siendo la primera vez que se da a conocer la posible relación entre la hipertensión en el embarazo y el riesgo de obesidad en los hijos.

Según las conclusiones del estudio desarrollado conjuntamente por expertos de la Universidad de Qingdao (China) y la Universidad de Cambridge (Reino Unido), las mujeres que tienen una presión arterial elevada durante el embarazo tienen un mayor riesgo de que sus hijos desarrollen obesidad infantil. Se habla de posible relación debido a que el estudio no se desarrolló para demostrar causalidad, por lo que es de esperar que se desarrollen nuevas investigaciones que puedan mostrar con certeza esta relación.

En este trabajo, los expertos analizaron los datos de 88.406 madres y las medidas antropométricas de sus respectivos hijos cuando tenían entre 4 y 7 años de edad. Se analizó la presión arterial de las madres en cada trimestre del embarazo y se tomaron datos del peso y el IMC de los niños. Según los resultados y en comparación con las madres cuya presión arterial era baja o normal durante la gestación, las madres con hipertensión en el segundo trimestre del embarazo tenían hasta un 49% más posibilidades de que sus hijos sufrieran sobrepeso u obesidad.

Por otro lado, el riesgo de obesidad infantil se cifró en un 14% más que en los niños cuyas madres sufrieron tensión arterial elevada en el último trimestre del embarazo. Para los investigadores los resultados son evidentes, existe una clara asociación entre hipertensión en el embarazo y el riesgo de sobrepeso y obesidad en la descendencia, independiente del Índice de Masa Corporal (IMC) de las madres antes del embarazo u otros factores que pueden incrementar el riesgo de obesidad en los hijos.

Hay que destacar que los investigadores apuntan que, en general, sufrir este problema en el primer trimestre del embarazo no se asoció al riesgo de obesidad infantil. Los expertos comentan que es necesario que se realice un seguimiento de las mujeres que sufren hipertensión durante la gestación, e intentar controlar y limitar la tensión especialmente durante el segundo y tercer trimestre del embarazo. Evidentemente esto ya se hace, ya que existen problemas graves derivados de una tensión arterial alta, como el retraso en el crecimiento o desprendimiento de la placenta, el riesgo de sufrir un parto prematuro, etc.

En definitiva, se suma un posible riesgo más en la descendencia por la presión arterial elevada en el embarazo, y aunque en este estudio se han descartado otros problemas que puedan provocar el sobrepeso o la obesidad en los niños, da la impresión de que no se han analizado todos los factores existentes, algo que se deduce por la falta de causalidad. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la revista científica Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.

Foto | Torsten Mangner

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...