Relación entre el mes de nacimiento y el riesgo de sufrir distintas enfermedades

Un estudio muy amplio sobre el registro sanitario de 10’5 millones de personas de tres países y cinco factores climáticos distintos, ha determinado una relación entre el mes de nacimiento de un bebé y el riesgo de que pueda sufrir determinadas enfermedades a lo largo de su vida. Se destaca como una de las principales asociaciones, el riesgo de sufrir diabetes tipo 2 al nacer entre los meses de diciembre y marzo.

Factores epigenéticos

Expertos de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) han llevado a cabo un estudio de los registros sanitarios de más de 10 millones de personas en tres países diferentes, detectando una posible relación entre el mes de nacimiento y el riesgo de sufrir distintas enfermedades. En este trabajo se ha utilizado el procesamiento de datos a gran escala con el fin de encontrar patrones repetitivos que no se hubieran descubierto sobre la relación mencionada, recordemos, por ejemplo, que en otros estudios se ha asociado la enfermedad celiaca con el destete en invierno o el menor ninel de vitamina D si se nace en meses fríos.

Los resultados obtenidos en este trabajo muestran que existen vínculos convincentes entre el riesgo de sufrir una enfermedad y el mes en el que nació una persona. Aunque como decíamos, ya se han realizado estudios que han abordado este tipo de correlaciones, este es el más amplio abordado hasta la fecha, donde los datos se han tenido que procesar mediante herramientas informáticas específicas para poder tratar el Big Data, concepto que alude a un conjuntos de datos tan grandes que aplicaciones informáticas tradicionales de procesamiento de datos no son suficientes para tratar con ellos.

Los expertos pretendían encontrar factores estacionales y ambientales concretos durante el embarazo y cómo estos pueden afectar la susceptibilidad de por vida de los recién nacidos a determinadas enfermedades. Se analizaron los registros sanitarios de 10’5 millones de personas en cinco entornos climáticos diferentes de Estados Unidos, Taiwán y Corea del Sur. Se encontraron patrones como la relación entre un bajo nivel de exposición solar en las últimas etapas del embarazo y un mayor riesgo de sufrir diabetes tipo 2, los bebés que nacieron entre diciembre y marzo en la ciudad de Nueva York, tenían más probabilidades de desarrollar esta enfermedad.

Se encontró que una elevada exposición al monóxido de carbono en el primer trimestre del embrazo aumentaba el riesgo de que se desarrollase un trastorno depresivo, mayor probabilidad de sufrir fibrilación auricular con la exposición en el primer trimestre a partículas contaminantes en suspensión (PM 2,5), etc. Del resultado obtenido se pueden identificar conexiones que servirían para prevenir distintas enfermedades en los bebés, sea mediante tratamientos preventivos específicos, cambiar estilos de vida, etc.

Los expertos comentan que, si bien los métodos son generalizables según culturas y climatologías, no todos los resultados obtenidos son siempre aplicables. Parece ser que la conclusión más relevante para grupos socioeconómicos similares de los países estudiados, fue el riesgo de diabetes tipo 2, dado que el estudio conecta explícitamente los factores causales con las vías de riesgo biológicas establecidas, los resultados son más convincentes que los de otros estudios realizados de carácter observacional.

El estudio de los datos muestra que las condiciones prenatales de vida son importantes en la salud de la descendencia, esto ya se determinaba a través de estudios más pequeños, pero los resultados de este amplio estudio los reafirman. No nos debe sorprender, ya que hemos hablado en muchas ocasiones sobre cómo todo puede influir en el embarazo y en los futuros bebés, el estilo de vida, el nivel de contaminación, el contacto con determinadas sustancias químicas, la climatología y otros factores epigenéticos en general.

La investigación es amplia y merece la pena dar un vistazo a su desarrollo y conclusiones, podéis conocerla a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad de Columbia y en este otro de la revista Journal of the American Medical Informatics Association.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...