¿Qué problemas puede producir la subida de azúcar durante el embarazo?

La subida de azúcar en el embarazo es lo que llamamos una diabetes gestacional. A causa de ella pueden nacer bebés demasiado grandes, pueden tener problemas de obesidad, problemas de salud al nacer, diabetes cuando sean adultos y en la madre que sea propensa a poder padecer una diabetes de tipo 2 en la edad adulta.

La subida de azúcar en el embarazo es lo que llamamos una diabetes gestacional. Es un trastorno en la regulación de la glucosa (azúcar) que transcurre durante el embarazo y que suele desaparecer en el parto. Aunque una mujer que ha padecido este trastorno del azúcar durante su embarazo tiene alguna  probabilidad de desarrollar una diabetes en edad adulta (diabetes tipo 2). Es importante saber los riesgos que tiene esta patología del embarazo para tomar las medidas necesarias y darle la importancia debida.

La subida de azúcar en el embarazo es lo que llamamos una diabetes gestacional

Al parecer la causa de este trastorno del azúcar no se sabe del todo con certeza, pero los expertos opinan que puede ser que la placenta esté detrás del bloqueo de la insulina de la madre. Para entender un poco mejor este trastorno, es importante saber que lo causa. El páncreas trasformar los alimentos en glucosa y produce la insulina que será la encargada de llevar esa glucosa a las células a través de la sangre, así consigue el organismo energía.

Durante el embarazo la placenta produce hormonas que pueden bloquear el funcionamiento de esa insulina, evitando que la glucosa pueda llegar a las células y quedándose en la sangre, por lo que se produce una subida del nivel del azúcar en sangre, o sea una diabetes gestacional. Si os preguntáis qué diferencia hay entre una diabetes infantil y una diabetes gestacional, es que los niños que nacen diabéticos no producen nunca insulina, la mujer embarazada, al término del embarazo si lo hará.

Pero, ¿Qué problemas producen esta subida de azúcar durante el embarazo? En primer lugar, a través de la placenta, que es la encargada de suministrar alimento y oxígeno al feto, hay una entrada extra de azúcar. Por lo que el páncreas del feto va a producir más insulina para poder llevar ese azúcar de más a las células.

Pero este ritmo no lo puede soportar demasiado tiempo, por lo que llegará un momento en que este azúcar extra se guardará en forma de grasa en el feto, con el consiguiente problema de bebés demasiado grandes, posibles problemas de salud al nacer, desarrollar problemas de obesidad o incluso que pueda padecer diabetes cuando sea un adulto. La madre también puede tener efectos secundarios. Después del parto su diabetes gestacional desaparecerá, pero será propensa a padecer diabetes de tipo 2. Además, si vuelve a quedarse embarazada en el futuro puede ser que desarrolle de nuevo una diabetes gestacional, por lo que deberá llevar un control exhaustivo por parte del especialista para controlar el azúcar en sangre.

La diabetes gestacional tiene tratamiento, para ello es necesario que a la embarazada se le haga la prueba de la glucosa entre las semanas 24 y 28 de embarazo, que es cuando se puede detectar a través de esa prueba. Las mujeres que pueden ser propensas a desarrollar subidas de azúcar son las que tienen embarazos múltiples, mayores de treinta y cinco años, problemas de sobrepeso o que ya hayan desarrollado esa enfermedad en anteriores embarazos.

Foto | cscott2006 en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...