Que estos 5 problemas no empañen tu embarazo

Acné, estrías y machas son algunas de las secuelas que deja la gestación. Para que la maternidad sea una experiencia completamente hermosa, acá brindamos soluciones a los inconvenientes más comunes.

Azúcar en el embarazo

Todos los embarazos son distintos, incluso una mujer puede experimentar síntomas diferentes en cada uno. Sin embargo, hay problemas comunes que pueden empañar la felicidad y la plenitud que embargan a las futuras madres en esta etapa, en la que también quieren lucir sanas, bellas y radiantes.

Sin duda, los cambios orgánicos y corporales que se producen durante la gestación son los responsables de muchas de las molestias que suelen presentarse, pero afortunadamente existen medidas que pueden ayudar a prevenirlas o minimizarlas. Como ejemplo, te mostramos estos cinco trances propios de la dulce espera y su solución. 

Vuelve el acné

Seguramente ya olvidaste lo que era amanecer con un grano enorme en la cara, de esos que no hallabas cómo disimular para ir a la escuela o a tus eventos sociales. Este tipo de incidentes puede ocurrirte durante el embarazo y rememorar la época de la pubertad, cuando el acné era parte de las batallas que tenías que librar a diario.

El desequilibrio hormonal es la causa de que las espinillas y puntos negros regresen con fuerza durante el embarazo. La mejor manera de evitarlo, es manteniendo la cara limpia. Para ello se recomienda el uso de jabones neutros, preferiblemente en gel, aplicados con suaves masajes. Al momento de enjuagar, conviene emplear agua fría para cerrar los poros e hidratar. La acción se debe repetir al menos tres veces al día.

Sensibilidad solar

La maternidad puede hacer que la piel se vuelva más delicada y vulnerable a los rayos solares. Esta situación acarrea la aparición de manchas oscuras por una producción excesiva de melanina que se activa con el sol. Para mantenerlas al margen, debes ser más precavida a la hora de salir de casa. No olvides emplear un bloqueador para el rostro, con un factor de protección mayor a 30-50. Llevar un sombrero de ala ancha que cubra tu cara también servirá de complemento. Si vas a la playa o a la piscina no te expongas directamente, busca la sombra y aumenta la dosis del protector solar.

Resequedad cutánea

Ronchas, descamaciones, resequedad y picor son síntomas de que tu piel está deshidratada, un problema común que se presenta sobre todo en los últimos meses de gestación. Aplicar cremas no es suficiente para solventar la dificultad. La solución ideal es beber suficiente agua durante todo el día. Si eres de las que no le gusta hacerlo, prueba añadiendo al agua unas gotas de limón o zumo de tu fruta para saborizarla. Los beneficios son infinitos.

Marcas indeseables

Las estrías representan un dolor de cabeza para la mayoría de las embarazadas. Cuando aumentamos de peso la piel se estira y tiende a romperse, provocando la aparición de esas feas marcas que son casi imposibles de eliminar. La barriga, las caderas, los senos y las piernas suelen ser las áreas más afectadas. Para impedir que broten, debes usar durante todo el proceso una mezcla de vitamina E y aceite de oliva sobre la piel y distribuirla con suaves masajes. Preparar una mascarilla con limón y clara de huevo también es ideal para sanar y brindar elasticidad.

Brotes inesperados

La hinchazón y el incremento de la cantidad de sangre que circula por tu cuerpo en la gestación generan, a menudo, erupciones en la piel. Cuidar tu hidratación y protegerte del sol serán claves para que esto no suceda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...