¿Por qué la cuarentena del parto es un mito?

El mito popular sobre la cuarentena luego del parto no es más que un mito. Aquí te explicamos por qué.

¡La cuarentena del parto es un mito!

Estar embarazadas es una de las etapas más maravillosas de la vida. No obstante, en ella la mujer experimenta una serie de cambios físicos, psicológicos y hormonales de los cuales posteriormente es difícil recuperarse. Al decir esto no solo nos referimos a volver a una figura moldeada, sino a adaptarse por completo a esas emociones que se producen después del parto.

Durante años se ha corrido el mito de que este periodo de adaptación al nuevo estilo de vida que significa ser madre solo tiene una duración de cuarentas días.

Momentos en los cuales además cabe la posibilidad de que la mujer vuelva a quedar embarazada si mantiene relaciones sexuales sin protegerse.

Sin embargo, contrario a lo que piensa la gente, los expertos opinan que esta etapa de postparto puede llegar a durar hasta un año para lograr la completa recuperación y aceptación de los cambios.

Etapa de postaparto

Luego del nacimiento del bebé, por lo general la mujer suele durar un período mayor de 6 semanas para recuperarse. Y con esto no nos referimos únicamente a una recuperación física que significa la cicatrización de una simple herida, sino que hablamos de más.

La adaptación a los cambios emocionales, las nuevas conexiones sentimentales relacionadas con el bebé, los cuidados e instintos que ahora se empiezan a desarrollar, entre otros aspectos. Decir que la mujer desarrolla todos estos cambios únicamente en 40 días es una idea muy difícil de cumplir.

Así lo demostró un estudio realizado en la Universidad de Salford, en Inglaterra, liderado por  la doctora Julie Wray en donde se nos confirma que las nuevas madres requieren de al menos un año para superar la etapa del postparto. Durante este período es esencial que reciban ayuda postnatal por parte del padre o demás familiares de la criatura recién nacida.

Lucha por el permiso laboral postparto

Es por eso que con los resultados de esta investigación de la doctora Wray se establece una crítica directa a aquellos países cuyos períodos de permiso de postparto agrupan solo de 3 a 6 meses. Cuando en realidad lo ideal es que esta ausencia laboral tenga una duración de unas 52 semanas para lograr una mayor independencia de la madre y el bebé.  

La mayoría de los países incumplen este precepto, excepto Canadá, Dinamarca, Suiza y Noruega. De resto, dichos permisos de maternidad en el mundo suelen ubicarse en una cantidad de días mucho menor a los necesarios.

Importancia de esta etapa

La etapa del postparto es uno de los momentos más importantes en la vida de la madre, dado a que a través de ella podrá conocer a su pequeño y establecer conexiones especiales con él. Durante 9 meses el bebé se mantuvo caliente, con vida, gracias al cordón umbilical que lo alimentaba en el útero de su madre.

Sin embargo, al salir al exterior se encuentra totalmente desprotegido por lo que necesita de las atenciones y cuidados brindados por la madre, así como también del calor de sus brazos para sentirse seguro.

Normalmente este proceso en el que el bebé se adapta a la vida fuera del útero suele ser llamado los segundos meses de embarazo, y normalmente deben de ser 9.

Esto quiere decir que se requieren mínimo 9 meses para que el bebé pueda sentirse seguro, pueda reconocerse y, finalmente, se adapte por completo al mundo externo.

Cambios en la madre

Este año posterior al nacimiento del bebé vendrá marcado por muchos cambios tanto físicos como emocionales. Es por ello que es importante realizar un proceso de reconocimiento de sí misma como mujer y como madre. Nuevas prioridades se establecen y el mundo empieza a girar en torno a ese pequeñito en un período de 24/7.

Entre los cambios más notables luego del parto se encuentran las modificaciones físicas que son causantes de nuevos kilos, de estrías y marcas en la piel que muchas veces son para siempre. Sin embargo, esto no debe traumarte, ya que con una buena dieta y ejercicio podrás recuperar tu figura rápidamente.

Otro de los cambios menos notables son los de las emociones que se generan desde el momento en que ves por primera vez a tu hijo a los ojos. Temor, cansancio, frustraciones, emoción, felicidad y sobre todo amor incondicional son solo algunos de los sentimientos que te acompañarán.

Nuevos ritmos de vida     

También se volverá imprescindible que te adaptes a un nuevo ritmo de vida, al menos por las primeras semanas, en donde toda tu atención tendrá que ser dirigida hacia el pequeño. Esto traerá consigo desvelos, cansancio y miedo por saber si se está haciendo un buen trabajo como madre o si se está descuidando un aspecto importante del bebé.

Tranquila, está etapa pasará y con el correr de los meses tu niño aprenderá a hacer cosas que al inicio te liberarán de ciertas cargas, como dormir toda la noche.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...