Pérdidas de sangre en el embarazo (II)

perdidas de sangre durante el embarazo

Al menos una cuarta parte de las mujeres en estado de gestación tienen en algún momento de este proceso pérdidas de sangre o hemorragias al inicio del embarazo, y en torno a la mitad de estas mujeres sufren un aborto espontáneo.

Sin embargo, si tras realizar una ecografía ésta nos muestra que los latidos del corazón del embrión son normales entre las semanas siete y 11, las posibilidades de que el embarazo se desarrolle de forma normal superan el 90 por ciento.

Existen afecciones que no están relacionadas con el embarazo pero que también pueden generar pérdidas de sangre. Un ejemplo son las infecciones vaginales como el caso de la candidiasis o la vaginosis bacteriana,  también las infecciones de transmisión sexual como la tricomoniasis, la gonorrea, la clamidia o el herpes pueden generar irritación o inflamación en el cuello del útero.

Aviso de complicaciones

Cuando el cuello uterino se inflama, existen muchas posibilidades de que sea propenso a sangrar levemente tras producirse una relación sexual. Otro de los motivos que  generan pérdidas de sangre o hemorragia tras una relación sexual es si se tiene un pólipo en el cuello uterino.

Complicaciones con la placenta o parto prematuro, aproximadamente en el segundo o tercer trimestre, la hemorragia o las pérdidas suelen ser síntomas de alguna afección grave, como lo que se conoce como placenta previa, en la que se produce un desprendimiento prematuro de la placenta (ésta se separa del útero), aborto espontáneo tardío (a partir de la semana 13 en adelante) o un parto prematuro.

La hemorragia durante los primeros tres meses también puede revelar un problema en la placenta. Se han realizado algunos estudios que han llegado a demostrar una relación entre la hemorragia a lo largo de los primeros meses de la gestación y un mayor riesgo de dificultades posteriores, como puede ser el parto prematuro o el desprendimiento prematuro de la placenta, generalmente si la hemorragia es aguda.

Se acerca el parto

En el caso de que aparezca una pequeña cantidad de mucosa seguida de algunos hilos de sangre tras la semana 37, lo más factible es que únicamente sea un indicio de que se ha perdido el tapón mucoso y el cuello uterino está empezando a dilatarse o a abrirse como preliminares para el parto. Aún así, sería interesante informar al médico sobre cualquier hemorragia o pérdidas de sangre durante este período.

Si la sangre de la madre tiene factor Rh negativo, será necesario poner una inyección de inmunoglobulina Rh si se producen estas pérdidas de sangre o hemorragia vaginal, a menos que se tenga la seguridad de que la sangre del padre del bebé también es Rh negativo, o está comprobado que la hemorragia no procede del útero para evitar problemas de incompatibilidad de Rh.

Vía | www.clinicadam.com
Foto | Torsten Mangner

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...