Pautas para dejar de fumar en el embarazo

Es muy importante dejar de fumar durante el embarazo, es algo complicado pero se puede alcanzar la meta, hay que marcar unas pautas y cumplirlas teniendo presente que con ello se evitará que el futuro bebé pueda sufrir problemas de salud.

Dejar el tabaco

Lo mejor es planificar el embarazo y dejar de fumar antes de la concepción, pero en todo caso, si ya se está embarazada y además se es fumadora, hay un buen motivo para abandonar el tabaco, la salud del futuro bebé. Hoy queremos recomendaros una serie de pautas para dejar de fumar en el embarazo, sabemos que a unas madres les cuesta más que a otras y que la tentación está siempre al acecho, pero si se pone por delante la salud del bebé, las metas se podrán superar con mayor facilidad.

No es factible reducir el consumo de tabaco, lo mejor es elegir el día para empezar la guerra contra el tabaco y dejar de fumar definitivamente, como hemos indicado, es importante tener un motivo para lograr superar el hábito, y qué mejor motivo que la salud del bebé que se está gestando. No está de más pedir ayuda, los especialistas médicos, psicólogos o grupos de apoyo os aconsejarán sobre las alternativas que se pueden utilizar contra la ansiedad que genera la abstinencia de la nicotina del tabaco, se puede recurrir a las terapias alternativas, tabletas de glucosa, etc.

Es muy importante reforzar la autoestima, para ello nada mejor que recurrir al ejercicio físico, los resultados ayudarán a mantenerse firmes evitando el tabaco. Tras comprobar que gracias a que se ha dejado de fumar se rinde más sin que falte el aliento, muchas madres se sentirán bien y se darán cuenta de lo que les restaba esta vicio nocivo. Tras dejar de fumar se incrementa el apetito, la necesidad de comer parece ser un sustituto que calma la ansiedad generada por la falta de nicotina, en este sentido hay que recordar que es necesario controlar el peso durante el embarazo, engordar demasiado sería contraproducente para madre y bebé. En el caso de comer más de la cuenta, el ejercicio físico regular y moderado ayudará a quemar calorías.

Al dejar de fumar los beneficios se sienten de inmediato, la razón es sencilla, el organismo empieza a eliminar la sustancias nocivas presentes en los pulmones a través de la mucosidad, en apenas unos días desaparece la nicotina y se recupera significativamente el gusto y el olfato, sentidos que estaban obstruidos por el tabaco. Voluntad se tiene la que se quiere, decir no puedo dejar de fumar esconde en realidad, un deseo de mantener el hábito, por ello, antes de decidir el día que se va a dejar de fumar, hay que reflexionar, pedir ayuda a la pareja, buscar información sobre cómo perjudica el tabaco al organismo de madre y bebé, consultar con las madres que han logrado decir adiós definitivamente al tabaco, la información y los testimonios ayudarán a afianzar la decisión.

Como una pequeña ayuda, a continuación os mostramos algunos post que merece la pena leer:

Síndrome de abstinencia neonatal a la nicotina

El tabaco altera el sueño de los bebés prematuros

Si quieres quedarte embarazada, di adiós al tabaco

Consejos para no fumar

Fumar afecta al tiroides de la madre y al bebé

Madres fumadoras provocarían muerte súbita en sus bebés

En el blog encontrareis mucha información sobre el tabaco, cómo afecta durante el embarazo al futuro bebé, cuáles son las consecuencias para los recién nacidos, qué consecuencias tiene para los niños el humo del tabaco que fuman sus progenitores, etc.

Foto | Vivarin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...