Nuevo Protocolo de Atención y Acompañamiento al Nacimiento en Cataluña

En Cataluña se ha puesto en marcha un nuevo Protocolo de Atención y Acompañamiento al Nacimiento, que se centra, sobre todo, en el respeto a las decisiones de la mujer embarazada, en la protección de su salud y de su futuro bebé, y en la desmedicalización de todo el proceso.

Mejorar el embarazo y el parto en Cataluña

Se acaba de poner en marcha en Cataluña un nuevo Protocolo de Atención y Acompañamiento al Nacimiento, se trata de un documento que sigue las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y que tiene como propósito respetar las decisiones de la futura mamá, facilitar que pueda ser acompañada durante todo el proceso (preparto, parto y puerperio), garantizar la protección de la salud de la madre y el bebé, y la desmedicalización (retirada o cese en el consumo de los psicofármacos médicamente prescritos) de todo el proceso.

El protocolo se basa, además de en las recomendaciones de la OMS, en las últimas evidencias científicas relacionadas con el embarazo y el parto, manteniendo el máximo respeto a las opiniones y voluntades de las mujeres embarazadas. En general, el documento tiene como objetivo final garantizar que el personal sanitario brinde una atención respetuosa a la maternidad.

Entre las novedades del nuevo protocolo se destaca la inclusión de la perspectiva de género para garantizar el derecho de las personas LGTBI, a que reciban una asistencia sanitaria de calidad y disfrutar de los servicios de salud que se brindan en Cataluña en condiciones objetivas de igualdad en base a lo establecido en la Ley 11/2014 de Cataluña, cuyo cometido es garantizar los derechos del colectivo LGTBI y erradicar la homofobia, la bifobia y la transfobia.

En la página de la Generalitat de Cataluña se realiza un resumen de los aspectos destacados del nuevo protocolo en 10 puntos:

-Garantizar la igualdad de derechos al margen de la orientación sexual o la identidad de género.

-Respetar las voluntades de la mujer expresadas al Plan de nacimiento.

-Solicitar el consentimiento informado de la mujer antes de cada prueba o procedimiento.

-Disminuir el porcentaje y la variabilidad de la cesárea.

-Hacer la primera visita posparto a domicilio, como primera opción.

-Detectar precozmente la depresión posparto.

-Proteger las madres víctimas de violencia machista.

-Detectar la exposición al humo ambiental del tabaco.

-Prevenir el síndrome del niño sacudido.

-Evaluar el riesgo de aumento de la bilirrubina en sangre de los bebés y hacer la prueba de cribado de cardiopatías congénitas críticas.

Otro de los puntos destacados es respetar siempre que sea posible, la voluntad de las mujeres acogidas al Plan de Nacimiento, donde la embarazada expresa por escrito sus voluntades, deseos y expectativas sobre la atención que debe recibir en el momento del nacimiento de su bebé. Dicho plan se recomienda elaborarlo entre las 26 y 28 semanas de embarazo, en un contexto ideal de confianza entre las embarazadas y los profesionales sanitarios que le acompañarán a lo largo del embarazo, el parto y el puerperio.

También se contempla la solicitud de un consentimiento informado de la futura mamá antes de cada prueba o procedimiento, como una clara apuesta por la promoción de la autonomía de la mujer para tomar decisiones informadas ante cualquier intervención que pueda afectar a su salud o la de su futuro bebé. Un reto que tiene el protocolo es reducir el porcentaje y variabilidad de la cesárea, según el Instituto de Estadística de Cataluña, en 2018 el 27’8% de los partos fueron por cesárea, cifra que se quiere reducir utilizando el Índice Robson.

Lo cierto es que cada punto es importante y todo el conjunto es una herramienta valiosa para la madre y el futuro bebé, a través de la página oficial del Gobierno de la Generalitat podréis conocer todos los detalles del nuevo protocolo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...