Nuevo algoritmo capaz de mejorar la evaluación de la salud de la placenta

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts han logrado desarrollar un algoritmo con el que se puede mejorar la imagen que se obtiene de la placenta, permitiendo evaluar con mucha más precisión si existe algún tipo de problema que afecta a la salud placentaria.

Placenta en 3D

La placenta es un órgano que juega un papel muy importante en el embarazo, conecta a la madre con el feto y satisface todas sus necesidades. Sin embargo, a día de hoy, realizar una evaluación de la salud de la placenta es complicado, ya que las actuales técnicas de imagen proporcionan información limitada.

Pues bien, un grupo de investigadores del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), han desarrollado un nuevo algoritmo volumétrico basado en una malla, que podría mejorar la evaluación de la salud de la placenta.

Como decíamos, evaluar la salud de la placenta no es sencillo mediante las actuales técnicas de ultrasonidos, ya que no siempre pueden captar suficientes detalles de la placenta. El nuevo algoritmo es capaz de desplegar las imágenes de la resonancia magnética para obtener una mejor imagen del órgano, pudiendo mostrar con más nitidez elementos como los lóbulos o cotiledones, unas estructuras que permiten el paso de los nutrientes entre la madre y el futuro bebé. Los expertos comentan que poder visualizar estas estructuras de forma definida, facilitaría a los médicos diagnosticar problemas y aplicar los tratamientos oportunos.

Los investigadores comentan que la idea es poder desplegar la imagen de la placenta mientras está en el cuerpo de la madre para que se pueda ver de forma similar a cómo los médicos la verían tras el parto una vez fuera del cuerpo. De momento, el algoritmo es un primer paso que puede tener el potencial de convertirse en un método estándar de imagen para los radiólogos, pero hay que hacer diferentes pruebas y estudios adicionales, además de otros pasos, antes de que se incluya en los procedimientos médicos.

El algoritmo podría utilizarse para encontrar biomarcadores específicos asociados con la mala salud placentaria, lo que facilitaría a los radiólogos localizar con precisión las áreas problemáticas de la placenta y en mucho menos tiempo que con las actuales técnicas médicas. Sobre los cotiledones, los expertos comentan que los procesos biológicos subyacentes no se terminan de entender, por lo que este algoritmo podría arrojar respuestas a muchas preguntas relacionadas con el funcionamiento y salud de este órgano.

Para conocer el funcionamiento del algoritmo, nada mejor que ver el siguiente vídeo, a partir de las imágenes de la resonancia, el algoritmo modela la forma placentaria subdividiéndola en miles de pequeñas pirámides o tetraedros, siendo una representación eficiente para que los ordenadores puedan realizar operaciones para manipular la forma. Posteriormente, el algoritmo organiza esos tetraedros en una plantilla que se asemeja a la forma aplanada que tiene la placenta cuando está fuera del cuerpo.

Se trata de una herramienta más que contribuirá a mejorar la ciencia médica, pero, como ya hemos comentado, queda mucho trabajo por realizar. A través de este artículo publicado en la página del Instituto Tecnológico de Massachusetts, podréis conocer todos los detalles de este trabajo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...