Mitos sobre el embarazo. Descúbrelos

Sobre la gestación se han dicho tantas cosas, incluso creencias que actualmente no cuentan con un respaldo científico. Estos son algunos de los mitos que se han tejido sobre el embarazo

Los mitos que esconde el embarazo

Cuando se conoce la noticia de un embarazo son muchos los sentimientos que se manifiestan. Uno de ellos es la alegría, pero también surgen dudas, incertidumbres, temores y los infaltables mitos relacionados con este importante estado de la mujer. Prontamente la familia se encarga de advertir a la futura mamá sobre distintas situaciones que, supuestamente, deben evitar durante este periodo por supuestos perjuicios para ella o su bebé.

¿Cuáles son esos mitos? Son muchos y variados. La mayoría de estos han existido desde el inicio de la humanidad y han trascendido a lo largo del tiempo. Surgieron a partir de algunos casos particulares que se generalizaron y fueron asumidos por familias enteras, y transmitidos de generación a generación.

Mitos sobre el embarazo. Algunos de los más comunes

El mismo entorno social ha sido causante de la divulgación de hechos que carecen de acreditación científica. Lo malo es que condicionan el pensamiento de la futura mamá, perturbándola y coartándole el disfrute de su estado. A continuación te mencionamos algunos de los mitos más clásicos y difundidos en nuestra cultura popular y que siguen compartiéndose en pleno siglo XXI.

Saciar los antojos

Se dice que un alto porcentaje de las embarazadas tiene antojos o deseo intenso de consumir algún tipo de alimento, el cual debe saciar por ser una necesidad irreprimible que puede generar estados ansiosos. De hecho, se dice que luego de consumir el alimento en cuestión, la mujer debe vomitar para comprobar que se trataba de un verdadero antojo. Hay quienes se empeñan en comer cosas irracionales como tierra, borra de café o alimentos crudos. También se ha divulgado que quien no satisfaga su antojo tendrá a un bebé con la boca abierta, hasta tanto no se le unte en los labios eso que la madre no llegó a comer durante la gestación.

Este mito se trata de explicar atribuyéndole a la mujer carencias nutricionales, cambios hormonales y necesidad de modificar la dieta debido a la presencia de vómitos y náuseas e intencionalidad de demandar atención, principalmente de la pareja. Sin embargo, es falso que el niño nazca con la boca abierta o con manchas o lunares en la piel.

Alimentos prohibidos

Si no existe ningún problema que exija una alimentación especial, tampoco hay restricción en la alimentación. Sin embargo, la dieta debe ser variada pero saludable y preparada de forma adecuada e higiénica. Si bien existen unos meses en los que se debe prestar atención al consumo de pescados y mariscos, debe ser el médico quien establezca las normas para llevar un menú que aporte las vitaminas esenciales para la correcta formación del bebé.

Hay que comer por dos

Durante los primeros meses la embarazada experimenta hiperfagia o necesidad de una mayor ingesta de alimentos. Pero es falso que deba comer por dos personas. De hecho el consumo de grandes raciones de alimentos constituye un riesgo para padecer enfermedades propias de su estado como lo son diabetes gestacional y preeclampsia por exceso de sal y carbohidratos.

otros mitos difundidos

Hay quien opina que no se puede practicar sexo durante el embarazo: Esta creencia existe desde épocas inmemorables por cuestiones de índole religiosa. Pero lo cierto es que no hay ningún impedimento siempre y cuando no exista riesgo de aborto, parto prematuro o placenta previa. De hecho, son ampliamente conocidos los beneficios del sexo en la gestación.

Las abuelas aseguraban que durante el acto sexual el pene llega hasta el bebé. Evidencias científicas demuestran la imposibilidad de que esto ocurra. Asimismo, ginecólogos y psicólogos destacan que no existiendo contraindicaciones, una vida sexual activa es provechosa. Además, gracias a los cambios hormonales, algunas mujeres experimentan incremento en la libido.

Además de esto, hay otra decenas de mitos que desatan la curiosidad de mucha gente en la actualidad. Entre esos se cuentan:

  • El cabello del bebé causa acidez: La pirosis o acidez estomacal no es ocasionada por la cantidad de cabello del bebé. El mito se deriva porque el aumento de los niveles de estrógenos durante la gestación favorece la pirosis y también puede ayudar al crecimiento del cabello en el feto.
  • Hacer ejercicio aumenta el riesgo de aborto: Las mujeres sanas pueden realizar ejercicios y deportes moderados. Estudios realizados reflejan los beneficios fisiológicos que tienen para la salud materno-fetal. Igualmente previenen el aumento exagerado de peso, la diabetes gestacional y ciertas dolencias. Las caminatas, el pilates, yoga, natación son muy recomendables. Se descartan los saltos, levantar peso, carreras largas o cualquiera actividad que implique riesgos.
  • El sexo del niño determina el aspecto físico de la madre: El cambio hormonal propio en este período favorece a las mujeres, pero es un mito que el sexo del niño determina su aspecto físico creyéndose que el volumen de la barriga es mayor cuando el bebé es un niño. Ellos nacen con mayor peso que las niñas pero el tamaño y forma de la barriga no se debe a que se espere un varón o una hembra.
  • Teñirse el cabello causa deformaciones en el feto: No es probable que se absorban dosis dañinas, pero en los primeros meses se recomienda usar productos naturales.
  • El embarazo incrementa el riesgo de sufrir gingivitis y la aparición de caries: La salud bucodental de la madre no se afecta durante el embarazo, es un mito urbano sin fundamento.
  • Luego de la primera cesárea no puede haber partos vaginales: Si todo está bien, no hay problema en que el parto siguiente sea vaginal. Si han sido dos cesáreas, es el especialista quien determinará la factibilidad del parto vaginal.
  • Todos los medicamentos están contraindicados: Muchos fármacos son seguros durante la gestación y suministran bajo prescripción médica.

Estos y otros tantos son mitos, tabúes o creencias erradas que se han generado en torno al embarazo. Pero lo realmente importante es tener un adecuado control médico y seguir las indicaciones recibidas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...