Mitos asociados al embarazo

mitos embarazo

Desde tiempos inmemoriales, se han ido desarrollando una serie de mitos y leyendas que rodean al embarazo que, si bien no tienen ninguna base científica, se han consolidado como fehacientes atendiendo a la frecuencia con la que las mujeres embarazadas los han venido manifestando.

El embarazo es un estado físico si, pero no podemos olvidar que la alteración psicológica siempre va de la mano, un embarazo nunca llega solo. Adicionalmente a los cambios que se provocan en el cuerpo, la mente, alterada por los cambios hormonales, desarrolla síntomas basadas en creencias arraigadas y antiguas, en relación con el desarrollo del bebé.

Mitos y creencias más extendas

  • “La mujer embarazada debe alimentarse por dos”.
    Esta es una creencia que carece de cualquier aval científico. Es bien cierto que durante el embarazo el apetito aumenta, sin embargo no es necesario alimentarse por dos ya que se corre el riesgo de sufrir un serio sobrepeso que puede degenerar en enfermedades asociadas y de gravedad demostrada tanto para la madre como pare el hijo tales como la diabetes gestacional o la preeclampsia.
  • “Es posible seleccionar el sexo del bebé”.
    Este es sin duda, uno de los mitos con menor base científica que existen. Durante generaciones se creyó firmemente que algunas posiciones sexuales favorecían la gestación de un bebé de un sexo u otro, sin embargo, esto es completamente falso, pero no es el único mito para el elegir el sexo del bebé, sino que hay cientos de ellos, como el calendario chino o ciertas dietas que aumentan las posibilidades de concebir uno u otro sexo.
  • “No se pueden mantener relaciones sexuales durante el embarazo”.
    Polémica constante han suscitado las relaciones sexuales durante el periodo de gestación. Sin embargo, la única realidad es que durante un embarazo sano no existe contraindicación alguna para mantener relaciones sexuales, más allá de las propias provocadas por los cambios en el cuerpo de la mujer que obligarán a realizar modificaciones posturales.
  • La cesárea es hereditaria”.
    Esto es completamente falso. No existe ninguna relación entre la genética y los partos por cesárea. El tipo de parto que tengamos dependerá exclusivamente de nuestro organismo y de cómo se desarrolle el embarazo en su última etapa.
  • “Los antojos no satisfechos provocan manchas en la piel”.
    Los antojos en el embarazo se producen por las necesidades fisiológicas por las que atraviesa el organismo. No existe ninguna base científica en tal afirmación ya que, durante el embarazo al igual que en la vida cotidiana, la no satisfacción de un antojo no deriva en ningún hecho de gravedad, ni tiene ningún efecto colateral asociado.

Más y más

Si bien es cierto que estos son los más comunes, existen mitos asociados al embarazo de toda índole. Así se tiene la creencia que la hora de procreación determina la hora del parto, que el tinte del pelo provoca alteraciones en la leche materna o que si la madre atraviesa un periodo depresivo, el bebé podría desarrollar una malformación en el corazón…

Son todos mitos asociados a creencias populares que, como decíamos, no tienen ninguna base científica más allá de la estimulación de imaginación popular.

En definitiva, para tener un embarazo sano, únicamente deben seguirse las indicaciones del especialista, tener una actitud positiva y disfrutar cada instante de ese momento mágico y único que la naturaleza regala a todas las mujeres.

Foto | Altamar

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...