Mariscos y embarazo: Una combinación de riesgo

El consumo de productos marinos aporta diversos nutrientes al organismo, pero consumirlos durante la gestación puede traer más problemas que beneficios. Acá algunas de las recomendaciones que hacen los especialistas.

marisco y embarazo

Durante el embarazo es importante alimentarse de forma adecuada para que el bebé obtenga los nutrientes necesarios para su sana formación. Si no hay diagnostico de patologías previas y se cumple una dieta balanceada, posiblemente el médico no incurra en limitaciones. Sin embargo, hay productos que es mejor evitar por los riesgos asociados con su ingesta. Tal es el caso de los mariscos y pescados.

El principal problema de comer frutos del mar es que hay altas probabilidades de que estén contaminados, especialmente cuando se toman sin cocción, así que olvídate de degustar un plato de sushi o ceviche, al menos que el especialista te autorice para hacer lo contrario.

Es cierto que los mariscos contienen gran cantidad de proteínas (similar a la carne y a los huevos), minerales, vitaminas y oligoelementos muy beneficiosos para la salud, pero estas bondades son superadas por las posibilidades de que el niño pueda desarrollar afecciones como la hiperactividad, por ejemplo, que es provocada por el exceso de mercurio presente en algunas clases de pescado.

El riesgo de comer mariscos y pescados

Si estás en una fiesta y te ofrecen una bandeja de carpaccio de salmón, piénsalo dos veces antes de caer en la tentación. Los pulpos, almejas, pescados, calamares, mejillones, camarones y langostinos crudos poseen microorganismos o bacterias de suma peligrosidad para el feto. Si el antojo te gana y el galeno te lo permite, hay que cuidar la manipulación y la preparación.

Es cierto, un roll de atún fresco es delicioso, pero entre las enfermedades más frecuentes del consumo de pescado crudo está la salmonelosis, una patología que aparece por acción de la bacteria salmonella, presente también en la carne sin cocinar, así que limita también el tartar de res. Esta patología desencadena síntomas como diarrea, vómito, dolor abdominal y fiebre. Penetra en la sangre y requiere de antibióticos para su tratamiento.

Anisakis es una larva que “vive” dentro del estómago de los peces y provoca una enfermedad terrible y hasta mortal para el feto: La toxoplasmosis. Produce lesiones terribles en ojos y oídos que pueden desencadenar ceguera y pérdida de la audición. El aborto es otra de sus complicaciones.

Precaución ante todo

Entender los daños que acarrea este gusto culinario debería ser suficiente para abstenerse de llevarse a la boca un bocado de mariscos, especialmente si se acostumbra a comer fuera de casa y no se está al tanto de las medidas de higiene tomadas para su elaboración.

Lo mejor es no abusar y mucho menos comer estos productos en crudo. Si aún te surgen interrogantes sobre el tema, lo mejor es que consultes a tu doctor de cabecera o a un nutricionista, quienes te indicarán los mejores sustitutos para obtener el omega 3 y los compuestos esenciales para el desarrollo neuronal del feto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...