Malformaciones en los bebés a causa de la diabetes gestacional

Se ha descubierto que la diabetes gestacional eleva notablemente el riesgo de malformaciones congénitas en el bebé, por lo tanto es necesario que antes de decidir un embarazo todas aquellas mujeres embarazadas con glucosa alta, con niveles superiores a 150 o 160 miligramos de glucosa en sangre, deban controlarse y mantenerse bajo vigilancia médica, inclusive, aquellas que tengan antecedentes familiares pero no la enfermedad aún.

La Coordinación de Prevención y Atención a la Salud del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tabasco, en el marco del “Día Mundial de la Diabetes”, indicó que hay tres tipos de pacientes diabéticos, aquellas mujeres que desarrollan tipo uno, las que necesitan la insulina de forma permanente y del tipo dos, que no precisan de insulina y manejan su enfermedad con una dieta equilibrada y con remedios, mientras que en último lugar se encuentra la diabetes gestacional, que desaparece al concluir el embarazo.

Durante la diabetes gestacional la mujer presenta un aumento en los valores normales de glucosa en sangre siendo un cuadro que se manifiesta por primera vez durante el embarazo, sin haber mostrado problemas anteriormente. En líneas generales ésto ocurre por la influencia de factores negativos como la obesidad, los malos hábitos o los antecedentes familiares de diabetes que predisponen a la mujer a padecer el mal. En la mayoría de los casos el problema se resuelve al concluir el embarazo, en otro las mujeres desarrollan una forma de diabetes para el resto de su vida en forma definitiva.

Tanto la diabetes gestacional como la diabetes tipo dos generan presión alta, hinchazón, y la eliminación de proteínas por la orina, generando en algunos casos preeclampsia, también se padecen frecuentes infecciones urinarias y en la gran mayoría se debe incurrir en el parto por cesárea. Si durante el proceso se eleva la glucosa las madres corren riesgos mucho más elevados de dar a luz bebés con malformaciones congénitas.

Ante el caso la mejor de las opciones es la de informarse y actuar con cuidado, por lo tanto deben realizarse los correspondientes estudios para poder conocer si existe alguna predisposición en la mujer de desarrollar diabetes mediante antecedentes clíncios, información parental, datos de peso y estilos de vida, además de casos previos como otros hijos con malformaciones congénitas o pérdidas de embarazos anteriores.

Vía | Impresio Milenio

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...