Madres de alquiler

Muchas parejas que tienen problemas de infertilidad recurren a una madre de alquiler para tener un hijo. Esta opción es una alternativa a la adopción, y además te permite seguir el embarazo y la evolución del feto que será tu futuro hijo. Sin embargo, las partes han de tener muy claro cuáles son sus obligaciones y derechos, ya que en muchas ocasiones los embarazos de alquiler dan a lugar a problemas legales, sobre todo, si la madre de alquiler se quiere quedar con el bebé.

Las madres de alquiler se pueden encaprichar con el bebé

Si eres de las personas que quiere tener un hijo y no puede debido a un problema de infertilidad, y has pensado recurrir a una madre de alquiler, te aconsejo que leas lo siguiente. Debes saber que en muchas ocasiones los resultados de esta elección han sido satisfactorios, sin embargo, no todos pueden decir lo mismo. Existen casos en los que la madre de alquiler se ha querido quedar con el hijo y el juez o la jueza le ha dado la razón. Por eso, es muy importante que antes de comenzar con el proceso de concepción artificial queden muy claros los derechos y las obligaciones por parte de los contratantes. En estos casos, es imprescindible establecer un acuerdo legal sobre los términos en los que el embarazo se desarrollará.

Antes de que comience este proceso de concepción artificial, como es obvio, hay que elegir quién será la madre de alquiler. En la mayoría de las veces se busca una persona de confianza para esta delicada situación, bien sea un familiar o una amiga. De esta manera, existen menos posibilidades de que haya problemas entre las partes contratantes. Sin embargo, hay quien elige a las madres de alquiler de forma aleatoria: por agencias o por Internet. Si se elige una agencia, has de saber que ellos se encargarán de los exámenes médicos y psicológicos de las candidatas y las pondrán en contacto con los solicitantes para conseguir su aprobación. Aún así, es aconsejable que los futuros padres que quieran contratar una madre de alquiler posean sus propios representantes legales para supervisar todos los procedimientos llevados a cabo por la agencia.


Sin duda, recurrir a una mujer que alquila su vientre para gestar al bebé de una pareja tiene muchas ventajas. A veces, es la única salida si se quiere tener un hijo, puesto que –y puedo dar fe de ello– adoptar a un niño es complicadísimo. Además, se da el caso de que muchas parejas participan activamente en todas las etapas del embarazo, estableciendo un fuerte vínculo con la madre de alquiler. Aunque el embarazo es una experiencia única, tener un hijo –bien sea por inseminación artificial, por alquiler de madre o por adopción– es algo que llena la ausencia de cualquier experiencia. Y es que la finalidad de un embarazo no es el propio embarazo, sino dar vida a un ser al que vas a querer con toda tu alma, independientemente de quién lo haya gestado o cómo haya sido concebido.

Fuente: pregnancy-info
Foto: tamia_foto en Arte y fotografía

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...