Los suplementos de ácido fólico no reducen el riesgo de preeclampsia en mujeres de alto riesgo

Una investigación canadiense ha demostrado que los suplementos de ácido fólico no son una medida efectiva para reducir el riesgo de preeclampsia en aquellas mujeres embarazadas clasificadas como de alto riesgo. Por ello, consideran que no se debe recomendar tomar este suplemento en dosis elevadas, tal y como lo hacen algunas agencias de salud.

Cómo reducir el riesgo de preeclampsia

Según los resultados de un estudio desarrollado por expertos del Instituto de Investigación del Hospital de Ottawa (Canadá), los suplementos de ácido fólico no reducen el riesgo de preeclampsia en mujeres de alto riesgo, ni siquiera en dosis elevadas. Los resultados contrastan con los de otros estudios en los que se apunta que una dosis elevada sí podría prevenir este problema.

Los responsables del estudio apuntan que recibir 4 mg diarios de ácido fólico podría reducir el riesgo de sufrir defectos metabólicos, endoteliales y placentarios, problemas que conducen a un mayor riesgo de desarrollar preeclampsia. Los resultados de esta investigación se suman a una incoherencia general con resultados dispares en cuanto a la relación entre la ingesta de ácido fólico y el riesgo de preeclampsia en aquellas mujeres que son susceptibles de sufrir esta complicación caracterizada por una subida de tensión potencialmente peligrosa, tanto para la madre como para el futuro bebé.

Los estudios observacionales que se han realizado señalaban la relación antes comentada, sin embargo, un desafío en estos estudios es la influencia de diferentes factores dietéticos, así como el estilo de vida, por lo que obtener conclusiones firmes es algo complicado. Los expertos explican que en otros enfoques, como tomar suplementos antioxidantes, han sido igualmente biológicamente creíbles, pero no se han traducido en resultados clínicos. Estos resultados no indican que no se deba tomar ácido fólico, recordemos que es necesario tomar el suplemento para prevenir defectos del tubo neural en los bebés, anomalías cardíacas, etc.

Volviendo a la investigación, en ella participaron 2.301 mujeres embarazadas de entre 8 y 16 semanas que, al menos, contaban con un factor de riesgo de sufrir preeclampsia. Se formaron dos grupos de mujeres elegidas aleatoriamente, uno de ellos recibió una dosis diaria de 4 mg de ácido fólico, el segundo grupo recibió un placebo, además de 1’1 mg de ácido fólico a lo largo de todo el embarazo.

Tras descartar los posibles factores de sesgo que podrían haber afectado a los resultados, se halló que se produjo preeclampsia en 169 mujeres pertenecientes al grupo que tomaron el suplemento de 4 mg, en el grupo de mujeres que tomaron el placebo se produjeron 156 casos, es decir, la diferencia es muy poco significativa y demostraba que la administración de una dosis elevada del suplemento no protegía de sufrir esta complicación.

Los resultados respaldan la necesidad de eliminar la actual recomendación en la que se indica que es necesario tomar dosis elevadas de ácido fólico durante el primer trimestre del embarazo para reducir el riesgo de preeclampsia, por otro lado, es necesario buscar otra estrategia que resulte efectiva y verdaderamente reduzca el riesgo, lo que obliga a realizar nuevos estudios sobre el tema. Para que quede bien claro, los investigadores remarcan que es necesario tomar ácido fólico, pero en las cantidades consensuadas en beneficio del desarrollo del bebé.

Los expertos comentan que los resultados son otra decepción en la búsqueda de encontrar una medida que sea realmente efectiva para prevenir la preeclampsia, pero seguirán trabajando para hallarla. Podéis conocer todos los resultados de este trabajo, a través de este artículo publicado en la página del hospital y en este otro publicado en la revista científica BMJ.

Foto | кофе

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...