Los probióticos en el embarazo podrían proteger contra la obesidad infantil

Una investigación muestra que los probióticos pueden provocar cambios epigenéticos en los genes implicados en el aumento de peso y la obesidad, protegiendo a las futuras mamás y a sus bebés del sobrepeso y la obesidad. Aunque los resultados son esperanzadores, el estudio es muy pequeño y se necesitan nuevas investigaciones que ratifiquen los resultados.

Prevención de la obesidad

Según los resultados de un estudio elaborado por expertos de la Universidad de Turku (Finlandia), los probióticos en el embarazo podrían proteger contra la obesidad infantil, ya que estos suplementos modifican la expresión génica al reducirse la metilación del ADN de 37 genes relacionados con el aumento de peso o la obesidad, tanto en las madres como en los futuros bebés.

El resultado muestra que los probióticos inducen un efecto epigenético, es decir, que factores externos como son los factores ambientales, la dieta o el estrés, provocan cambios en el ADN, esto hace pensar que se podrían utilizar como parte de las nuevas estrategias para combatir la obesidad desde antes de que nazca el bebé.

La genética y el medio ambiente son factores reconocidos por desempeñar un papel importante en la obesidad, aunque esa influencia es relativa y afecta de distinto modo a cada persona, por lo que sigue siendo un tema de debate su efectividad, sin embargo los resultados de este estudio podrían ser relevantes en aquellas familias en las que la obesidad tiene un carácter relevante. A raíz de los resultados de la investigación aparecen nuevas preguntas, la administración de suplementos probióticos durante el embarazo y los cambios resultantes en la metilación del ADN y la actividad genética, ¿podrían tener consecuencias a largo plazo para la salud en los niños? Evidentemente es necesario realizar estudios a largo plazo para constatar que el efecto es duradero.

Hay que decir que estos resultados deben ser ratificados por un estudio mayor, ya que la investigación se desarrolló sólo con un pequeño grupo de 15 mujeres finlandesas que estaban embarazadas, siete recibieron una cápsula probiótica que contenía Lactobacillus rhamnosus GG diariamente y las ocho restantes recibieron un placebo y actuaron como grupo de control. El suplemento se proporcionó durante todo el embarazo y durante los seis primeros meses en los que se proporcionó lactancia materna en exclusiva a los bebés.

A partir de muestras de sangre de las madres tomadas antes de iniciar el tratamiento y entre 6 y 12 meses después del nacimiento de los bebés, se evaluó el estado de la metilación del ADN de 623 genes relacionados con la obesidad y 433 relacionados con el aumento de peso, con la ayuda de una herramienta denominada Ingenuity Pathway (software bioinformático de análisis).

En el grupo que recibió el suplemento se observaron efectos de los probióticos en los niveles de metilación del ADN de los genes implicados en los procesos metabólicos e inmunológicos, lo que demuestra que estos suplementos pueden tener otras aplicaciones además de prevenir la obesidad. Como decíamos, el ensayo es demasiado pequeño y es necesario desarrollar nuevos estudios en los que participe una mayor muestra de mujeres embarazadas para poder ratificar los resultados.

Además, es necesario realizar ensayos específicos centrados en el efecto de los probióticos en los fetos y en su vida después del nacimiento para constatar si es duradero. Dentro de estos ensayos sería necesario desarrollar varias líneas de investigación con distintas cepas de probióticos, ya que cada una puede tener un efecto distinto e independiente. Podéis conocer todos los detalles de la investigación, a través de este artículo (Pdf) publicado en la revista científica European Journal of Nutrition.

Foto | edgarholguin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...