Los perfumes en las mujeres embarazadas son un riesgo para la salud reproductiva del bebé

Sustancias químicas de los perfumes afectan a la salud reproductiva del futuro bebé

Una investigación realizada por expertos de la Universidad de Edimburgo (Escocia) ha puesto de manifiesto que los perfumes en las mujeres embarazadas son un riesgo para la salud reproductiva del bebé, es decir, el bebé varón podría desarrollar esterilidad en un futuro.

Los expertos indican que existe un periodo crucial que se sitúa entre las 8 y las 12 semanas de gestación, periodo en el que la exposición a determinadas sustancias químicas presentes en las cremas o perfumes inciden en el desarrollo del bebé y concretamente se su futura producción de esperma.

Los estudios se realizaron con roedores de laboratorio que habían concebido y a los que se les bloquearon la acción de distintos andrógenos (testosterona, androsterona y androstendiona, hormonas sexuales masculinas cuya función principal es estimular el desarrollo de los carácteres masculinos), mediante algunas sustancias químicas.

Estas sustancias provocaron que los roedores machos nacidos tuvieran problemas de fertilidad en estado adulto, las sustancias que emplearon los investigadores son sustancias que habitualmente se utilizan en la industria, sean cosméticos, plásticos, textiles, etc. Los agentes químicos podrían ser absorbidos por el organismo y pasar a los bebés, quizá este descubrimiento podría explicar los crecientes problemas de esterilidad existentes.

Los investigadores advierten además que estas sustancias químicas podría estar asociadas a otros problemas como por ejemplo el cáncer testicular, por ello recomiendan que las futuras mamás no utilicen productos cosméticos como pueden ser los perfumes o las cremas aromáticas ante el posible riesgo de esterilidad en sus bebés.

Aunque las pruebas se han hecho con ratones de laboratorio, no debemos olvidar que los ratones y los seres humanos compartimos la mayoría de los genes, sólo unos pocos marcan la diferencia, con lo que las probabilidades de que lo ocurrido con los ratones se repita con los seres humanos son muy elevadas.

Más vale prevenir que curar, por tanto, es interesante seguir la recomendación de los investigadores en pro de la salud de nuestros hijos mientras no haya una investigación que lo desmienta.

Más información | The University of Edinburgh
Foto | Popa Sorin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...