Los niveles bajos de cobre y cinc están asociados al aborto espontáneo

Abortos espontáneos

Según una investigación realizada por expertos de la Universidad de Granada, los niveles bajos de cobre y cinc están asociados al aborto espontáneo. Hasta la fecha era sólo una hipótesis, pero la confirmación llega de la mano de este estudio, por lo que se podría reducir el índice de abortos espontáneos adoptando unas medidas dietéticas y farmacológicas que se podrían poner en práctica con facilidad. Para llegar a esta conclusión en la investigación se recabaron datos pertenecientes a un grupo de 265 mujeres embarazadas de las que 132 sufrieron un aborto espontáneo.

El resto de mujeres embarazadas habían sido seleccionadas a través de una consulta donde se controlaba la evolución de su embarazo. A todo el conjunto se les realizaron diversas pruebas, análisis de sangre, ecografías, etc., se realizó una comparativa entre los resultados obtenidos de las mujeres con un embarazo a término y las mujeres que sufrieron un embarazo espontáneo, una de las diferencias más significativas fueron los valores de cobre y cinc. La conclusión lógica muestra que los niveles bajos de cobre y cinc están asociados al aborto espontáneo, pero es una primera conclusión y será necesario realizar estudios más exhaustivos enfocados en esta línea de trabajo, la deficiencia de los elementos citados.

Cabe destacar que el cobre es un oligoelemento igual que el zinc y son esenciales para la vida, pero están presentes en el organismo en pequeñas y precisas cantidades, una carencia o un exceso resulta perjudicial para la salud del organismo. En este caso hablamos de deficiencia o niveles bajos, pero parece ser que el estudio ha sido mucho más revelador mostrando variables en otros elementos como los folatos, la homocisteína o el yodo, o el consumo de determinados fármacos durante las primeras semanas del embarazo entre otros.

En el estudio se determina que el 64% de los casos de aborto, fueron embarazos planificados, pero sólo un 12% de las mujeres habían tomado los suplementos recomendados para reducir el riesgo de aborto, tales como los folatos o el yodo antes de iniciar la concepción. Otro elemento a tener en cuenta es el hábito de fumar, al parecer, un tercio de las mujeres que abortaron declararon ser fumadoras habituales y consumidoras de café en dosis que sobrepasaban el umbral abortígeno (que induce al aborto) y teratogénico (factor nutricional asociado a determinadas carencias de vitaminas).

A través de Europa Press, podemos saber que un 81% de las mujeres que abortaron consumieron además algún fármaco durante el embarazo, en algunos casos (2’27) fármacos que no eran recomendables para tomar durante la gestación. Estos son algunos de los datos que muestran un conjunto de factores de riesgo que propician el aborto, una complicación que hasta la fecha es la más frecuente durante la gestación, de hecho, se barajan cifras elevadas, hasta un 15% de las mujeres embarazadas pueden sufrir un aborto durante el primer trimestre del embarazo.

Es evidente que queda mucho por investigar, pero los expertos cuentan con las pistas necesarias para poder tirar del hilo y determinar muchas de las causas que provocan un aborto, hay que tener en cuenta que este problema es creciente y obliga a estudiar con más profundidad las causas para frenarlo. Puedes conocer más detalles sobre la investigación que muestra que los niveles bajos de cobre y cinc están asociados al aborto espontáneo a través de la revista médica Progresos de Obstetricia y Ginecología de SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia).

Foto | Moonwolfe

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...