Los límites de la reproducción humana

El nacimiento de octillizos, y en general de embarazos múltiplas que pasen los 3 bebés, nos impresionan tanto porque según la energética básica, los seres humanos no estamos diseñados para tener partos cuantiosos, a diferencia de otras especies animales. En el caso de los bebés humanos, estos necesitan llegar a un cierto crecimiento para poder salir del vientre materno, además de que cuando nacen, por ejemplo, aún no están terminados a nivel neurológico, por lo cual siguen requiriendo de el cuidado de la madre, cuidado que se prolonga por un tiempo hasta que alcanza la madurez.

Una madre dio a luz a octillizos. Desde el momento en que se propagó la noticia, la mente de muchos simplemente quedó en estado de shock al ponerse a pensar que de una sola mujer pueden llegar a salir en secuencia, un pequeño bebé y después otro y otro hasta llegar a los ocho, como si estuviéramos presenciando a una mamá ratón dando a luz.

mama-y-sus-gemelos

El cuerpo de una mujer está diseñado para tener uno o dos bebés como máximo.

Por otro lado, es un milagro maravilloso, los octillizos están vivos y sanos, pero eso nos lleva a considerar una afirmación: los seres humanos no estamos diseñados para tener embarazos múltiples de tal magnitud.

Esto afirmación se basa en la energética básica. Cada individuo tiene solamente una cantidad de energía. Algo de esta energía se gasta en mantenerse vivo -es decir, buscando alimentos y no dejando ser el alimento de otro – y lo que resta puede ser empleado en la reproducción. Lo que nos lleva a pensar seriamente en que hay límites reproductivos.

Por su puesto, las diferentes porciones de la energía reproductiva varían entre los machos y las hembras de todas las especies. Los machos no gestan o dan de lactar así que ellos se la pasan la mayor parte del tiempo revoloteando de hembra en hembra haciendo tantos bebes como puedan, y luego se marchan.

La hembra, por otro lado, emplea su porción de energía de reproducción de una manera mucho más compleja. Hay costos del embarazo, de la lactancia para las que amamantan, además de hacer lo que sea posible para que un niño alcance la madurez sexual y pueda hacer lo mismo después.

Desde un punto de vista evolucionario, cada hembra de una especie debe distribuir dicha energía y traer bebés al mundo exitosamente. Ella puede tener tantos niños como pueda en una sola vez, lo que vendría a ser una camada, y tenerlos tan pronto como sea posible. Para ese tipo de hembra, la reproducción es una línea de montaje barata por niño. Pero en el caso de los seres humanos no es así.

los-bebes-humanos-requieren-de-mas-cuidados

En los seres humanos, los bebés requieren de mayores cuidados, a diferencia de otras especies, es por ello que hay un límite.

Obviamente, los seres humanos nos encontramos en la parte más lenta del continuum de producción de bebés. La evolución ha seleccionado que la reproducción humana sea como es, porque nuestra especie requiere de una gran inversión de energía de parte de la madre. Los bebés humanos tienen cerebros muy grandes comparado con otros mamíferos, pero los bebes humanos nacen no terminados a nivel neurológico.

Para darnos cuenta de todo la sabiduría de la naturaleza, basta con ver a una mujer desnuda y darnos cuenta de que su cuerpo está diseñado para tener uno, o hasta dos bebés en su vientre, no más. Es por ello que nos asombramos tanto cuando hay embarazos múltiples, como en el caso de estos octillizos.

Fuente| Livescience

Foto 1 de Seattle Municipal Archives

Foto 2 de campbell’s soup

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...