Los futuros bebés en el útero materno pueden detectar la luz antes de lo que se creía

Una investigación estadounidense ha descubierto que los futuros bebés en el útero materno pueden detectar la luz antes de lo que se creía, además, se cree que las células presentes en la retina de los ojos en formación, tienen un papel importante en el desarrollo cerebral.

Desarrollo fetal

Según los resultados de una investigación llevada a cabo por expertos de la Universidad de California (Estados Unidos), los futuros bebés en el útero materno pueden detectar la luz antes de lo que se creía. Los investigadores comentan que las células sensibles a la luz que están presentes en la retina, están activas incluso antes de que el feto pueda ver alguna imagen, lo que hace sospechar que estas células tienen un papel muy importante tanto en el desarrollo de los ojos como del cerebro.

Se sabía que las células ganglionares de la retina son un tipo de neuronas que se encuentran en la superficie interna de la misma, que se encargan de recibir la información de los fotorreceptores, ayudan a establecer el suministro de sangre a la retina, los ritmos circadianos y el reflejo pupilar de luz. Ahora se ha descubierto que este tipo de células están conectadas eléctricamente a una red capaz de detectar la intensidad de la luz.

En el segundo trimestre del embarazo, los ojos del feto no pueden ver imágenes, pero sí pueden detectar la luz, lo que cambia lo que se sabía de las células sensibles a la luz presentes en la retina en pleno desarrollo, no se trata de simples interruptores de encendido y apagado. Son células que se comunican entre sí como parte de una red interconectada que proporciona a la retina más sensibilidad a la luz de lo que se había creído, por lo que se deduce que podría mejorar la influencia de la luz en el comportamiento y el desarrollo del cerebro, de formas que aún se desconocen.

En el ojo en pleno desarrollo, un 3% de las células ganglionares de la retina son sensibles a la luz y envían mensajes a través del nervio óptico al cerebro. Hasta el momento, se han encontrado seis subtipos diferentes de estas células que se comunican con diferentes áreas cerebrales, algunas se conectan con el núcleo supraquiasmático, lo que permite ajustar el reloj biológico del ciclo del día y la noche, otras se encargan de enviar señales para que las pupilas se contraigan cuando son expuestas a una luz brillante, y otras se conectan a áreas sorprendentes según los expertos, como el área de la peri-habenula encargada de regular el estado de ánimo y la amígdala, área que organiza y pone en conexión la percepción y la emoción.

Los expertos se preguntan si la variedad de células ganglionares que se proyectan en diferentes partes del cerebro, tiene un papel importante en cómo la retina se conecta con el cerebro, quizá no se trata sólo de los circuitos visuales, también pueden tener relación con otros comportamientos que no tienen que ver con la visión. Se han llevado a cabo muchas investigaciones durante las dos últimas décadas sobre el funcionamiento de las células ganglionares de la retina, aunque no fue hasta hace 10 años cuando se descubrió que tienen un papel importante en la configuración de las redes cerebrales encargadas de procesar las imágenes.

Hasta la fecha, se creía que los fetos eran ciegos durante el desarrollo, que las células ganglionares estaban presentes en el ojo en desarrollo, que estaban conectadas al cerebro, pero que no estaban conectadas a gran parte del resto de la retina, ahora se ha descubierto que si están conectadas. A esto hay que añadir que no sólo pueden detectar la luz en esta etapa temprana del desarrollo, también pueden responder a la intensidad de la luz. El caso es que se ha descubierto que el papel de estas células es mucho más relevante y probablemente se llevarán a cabo nuevas investigaciones para descubrir el papel que tienen estas células en el desarrollo cerebral, no son un simple interruptor como se pensaba anteriormente, codifican mucha más información de lo que se creía.

Es evidente que queda mucho por investigar, cuanto más se descubre, más se demuestra que el conocimiento sobre el desarrollo fetal es muy limitado. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad de California.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...