Los factores ambientales en el embarazo y la niñez podrían afectar a la tensión arterial

Un estudio de ISGlobal ha analizado los factores ambientales a los que están expuestos las mujeres embarazas y los niños y niñas de entre 6 y 11 años, señalando aquellos que podrían afectar a la tensión arterial. El estudio destaca especialmente la exposición al humo del tabaco, al bisfenol A, al cobre y al ácido perfluorooctanoico, elementos que provocan un aumento de la tensión arterial de forma significativa.

Factores ambientales y tensión arterial

Hoy conocemos una investigación realizada por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) en la que se tratan los riesgos de la exposición a los factores ambientales en el embarazo y la niñez, y cómo pueden afectar a la tensión arterial de los niños y las niñas. En la investigación se han analizado más de 200 exposiciones ambientales que se producen durante el embarazo y la infancia, al bisfenol A, al humo del tabaco, al cobre, al ácido perfluorooctanoico, al consumo de pescado durante el embarazo, etc.

La investigación se ha realizado en el marco del Proyecto Helix, proyecto colaborativo financiado a través del séptimo programa marco de la Comisión Europea, que tiene como objetivo señalar los principales peligros ambientales que pueden dar lugar a patologías graves y crónicas con grandes costes sociales y económicos, especialmente cuando se produce una exposición durante periodos críticos de desarrollo en embarazo o vida temprana. En este trabajo han participado 1.277 niños y niñas y sus respectivas madres, que fueron evaluadas durante el embarazo a diversas exposiciones.

Los niños y niñas fueron evaluados de las diversas exposiciones medioambientales cuando tenían entre 6 y 11 años, los expertos recogieron muestras de sangre y orina y midieron la tensión arterial de los menores. En total se evaluaron 89 exposiciones prenatales y 128 postnatales, que fueron divididas en tres grupos, exposiciones al aire libre, exposiciones químicas y factores relacionados con el estilo de vida.

Según los resultados obtenidos, ya en la fase fetal lo que las madres comen, el lugar en el que viven, lo que respiran y los compuestos químicos a los que está expuestos, pueden afectar a la presión sanguínea de los menores antes de que alcancen la adolescencia. Los expertos comentan que este es un dato interesante, ya que se sabe que las personas con una tensión arterial elevada durante la infancia, tienen mayor riesgo de sufrir hipertensión en la edad adulta.

De las exposiciones analizadas, destacan la exposición de las mujeres embarazadas al humo del tabaco, al bisfenol A y al consumo excesivo de pescado (por su contenido en mercurio). En el caso de los niños y niñas, aquellos que tenían un mayor nivel de cobre y de ácido perfluorooctanoico en sangre, compuesto que se utiliza por sus propiedades antiadherentes en la ropa, utensilios de cocina, etc., tenían una tensión arterial más elevada. Los expertos comentan que algunas asociaciones encontradas en la población infantil ya se habían observado anteriormente en adultos, como es el caso del humo del tabaco o el bisfenol A.

La investigación también ha permitido descubrir un tipo de exposiciones que se asocian con una menor tensión arterial, como una temperatura ambiental más elevada o densidad de servicios (tiendas, restaurantes, parques, etc.) cerca del domicilio durante el embarazo, ya que determinan cómo las personas se mueven y utilizan la ciudad, siendo algo importante para la salud, ya que se promueve la actividad física y el contacto social.

Anteriormente hemos hablado de la exposición a los factores ambientales, aunque de una forma más concreta y selectiva, este estudio realiza un metaanálisis, que pone de manifiesto la gran cantidad de factores ambientales a los que se exponen mujeres embarazadas y descendencia, que resultan perjudiciales para la salud. Podéis conocer todos los detalles de esta interesante investigación a través de la página web de ISGlobal, y en este artículo publicado en la revista científica Journal of the American College of Cardiology.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...