Los embarazos gemelares

Los embarazos de gemelos puede significar un palo para aquellas personas que deseaban tener un hijo. Entonces, la economía familiar se ve fuertemente alterada. A pesar de los diversos contratiempos que esto pueda ocasionar, la educación de dos gemelos es notablemente más sencilla que la de un único hijo. El hecho de haber compartido, en algunos casos, la placenta en el seno de la madre, hace que estos hermanos estén fuertemente vinculados y que su principal virtud sea la de compartir.

Los gemelos te pueden cambiar la vida

Te has quedado embarazada y te hace mucho ilusión tener un niño o una niña. Pero de repente, vas un día al ginecólogo y te da el notición: no vas a tener un hijo, sino dos. Estás embarazada de gemelos y esto trastoca todos tus planes de maternidad. Quiero decir que el gasto se duplica, el trabajo aumenta y las preocupaciones se acumulan. Sin embargo, el amor también se multiplica. Aunque no son los más comunes, los embarazos gemelares presentan cada vez una mayor frecuencia debido a las técnicas de reproducción asistida. Hay que saber distinguir entre los diferentes tipos de embarazos gemelares que existen, así como sus complicaciones.

El embarazo gemelar puede derivar de la fecundación simultánea de dos o más óvulos maduros o de la subdivisión de un mismo óvulo fecundado. Son gemelos dicigóticos aquellos que han sido gestados a través de la fecundación de dos óvulos por parte dos espermatozoides. En este caso, tenemos placentas individuales: una para cada gemelo no idéntico, es decir, para cada mellizo. Y son gemelos monocigotos aquellos que provienen de un sólo óvulo  fecundado por un sólo espermatozoide. En este otro caso, la placenta es única para los dos fetos, siendo los gemelos idénticos.


Durante el crecimiento intrauterino, que se produce hasta la vigésimo novena semana, el peso de cada uno de los gemelos es casi el mismo que el de una gestación de un único feto. Sin embargo, a partir de esta semana, el incremento de peso es menor para los gemelos. Por tanto, existen ciertas complicaciones que en un embarazo de gemelos tienen mayor frecuencia que en un embarazo de un único feto. En este sentido, hay que destacar la mayor incidencia de partos prematuros, de transfusiones feto-fetales (caracterizadas por un desequilibrio en el flujo sanguíneo que producen ambos fetos), y de anomalías congénitas. En caso de que algunas de esas dificultades derivase en la muerte de uno de los gemelos, el compañero tendría muchas posibilidades de sufrir lesiones cerebrales.

Por eso la vida de los gemelos está siempre tan unida: porque desde antes de nacer la supervivencia de uno depende de la del otro. Es muy común ver gemelos vestidos de forma muy parecida, compartir gustos semejantes a medida que crecen, etc. Y es que se puede decir que tanto los gemelos como los mellizos son mucho más que hermanos. Han compartido placenta, en muchas ocasiones; en otras, solamente el vientre de la madre, que ya es mucho. Por lo que no es de extrañar que, inconscientemente, tengan una elogiable actitud para compartir, algo que, sin duda, cuando te den la noticia de que vas a tener gemelos o mellizos, has de tener en cuenta y valorar positivamente.

Foto: felipepuntocl en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...