Los contaminantes ambientales determinan el peso y talla de los recién nacidos

Xenoestrógenos

Un estudio desarrollado por investigadores de la Universidad de Granada muestra que los contaminantes ambientales determinan el peso y talla de los recién nacidos. El estudio se ha centrado concretamente en los xenoestrógenos, compuestos químicos producidos por el ser humano, insecticidas, tintes, lociones, plastificantes para PVC, surfactantes industriales, pinturas, lubricantes… la lista es muy amplia. Los xenoestrógenos imitan el efecto de otros estrógenos (hormonas sexuales esteroideas), y la mayor exposición a este tipo de contaminantes ambientales se relacionan con un mayor peso del bebé al nacer.

Los xenoestrógenos determinan el peso y talla de los recién nacidos según los resultados del estudio, se ha concluido que las mujeres embarazadas que viven en grandes ciudades tienen una mayor exposición a los xenoestrógenos que las futuras mamás que viven en el medio rural, y es la primera investigación que se realiza en nuestro país en la que se relaciona la mayor carga estrogénica de la placenta con el mayor peso del bebé al nacer.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores tomaron como referencia los datos aportados por un grupo de futuras mamás que vivían en Madrid y Granada, el primer grupo residía mayoritariamente en el área urbana, el segundo grupo en aéreas rurales. Las diferencias socio-económicas y educativas también son significativas, las mujeres de Madrid tenían un nivel educativo medio-alto, la mayoría trabajaban fuera de casa y sus actividades estaban relacionadas con el mundo de la enseñanza y las tareas administrativas, en el segundo grupo, algo más de la mitad de las madres tenían un nivel educativo bajo y la mayoría se dedicaban a las tareas domésticas.

La exposición a los xenoestrógenos está condicionada por diferentes factores según los investigadores, cada uno de ellos fue analizado, el estilo de vida, la salud, las características antropométricas y sociodemográficas, el tipo y condiciones de trabajo, una serie de datos asociados al parámetro de exposición definido como carga estrogénica total efectiva. Los resultados obtenidos sugieren la implicación de la estrogenicidad de los elementos acumulados en la placenta en el desarrollo de los fetos.

Como decíamos, la lista de estos elementos es muy amplia, por lo que una combinación de diferentes xenoestrógenos da lugar a resultados impredecibles pudiendo afectar de diferentes maneras al feto. En principio, el estudio se ha centrado en este tipo de contaminantes que se comportan como hormonas causantes del mayor peso de los bebés, pero hubiera sido interesante señalar otros resultados de estudios que asocian la mayor exposición a este tipo de elementos con problemas en el desarrollo del intelecto, como afectan a la salud reproductiva del bebé en estado adulto (disminución de la capacidad reproductiva, una caída del número de espermatozoides en los varones).

De momento, el punto de partida que asocia cantidad de xenoestrógenos con el peso y talla de los recién nacidos está constatado, ahora sería interesante seguir tirando del hilo y ver cómo afectan estas sustancias al desarrollo del bebé hasta alcanzar la edad adulta, un estudio a largo plazo que demostrara y reafirmara lo que otros estudios han concluido, la contaminación del medio ambiente afecta a la salud de las futuras generaciones. Puedes conocer más detalles de la investigación a través del artículo de la Universidad de Granada.

Foto | Patrick Bunnyrabbit

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...