Evita los calambres en el embarazo

Si estás embarazada y sufres de calambres, no debes dejar de leer este artículo

Evita los calambres en el embarazo

Durante la noche muchas mujeres embarazadas se despiertan por un dolor agudo en la pierna que es momentáneo pero bastante molesto, esto es lo que llamamos un calambre. Los calambres suelen aparecer en el tercer trimestre del embarazo cuando la barriga ya está muy crecida. Los calambres son contracciones involuntarias de un músculo o varios que se produce a la altura de la pantorrilla, aunque en ocasiones también pueden ocurrir en el abdomen.Los calambre suelen producirse durante la noche cuando el cuerpo está relajado y son debidos a la fatiga muscular. al cansancio o al crecimiento del útero que puede presionar algún músculo.

La mejor manera de que pase el dolor del calambre es tratar de que el músculo se relaje estirando la pierna y tratando llevar los dedos de los pies hacía ti, aunque esto te será difícil en la recta final del embarazo por lo que si no puedes hacerlo tu sola debes pedir ayuda. Si no tienes nadie a tu lado para que te ayude puedes apoyar el talón en suelo y los dedos del pie en la pared y tratar de empujar hacía delante para estirar el músculo. Si tienes calambres muy a menudo y quieres un remedio casero que te ayude, solo tienes que comer plátanos que son ricos en magnesio y potasio, pero si esto no te ayuda, puedes acudir a tu médico pues pueden ser debidos a una carencia de vitamina B6.

Consejos para evitar los calambres

Los calambres son propios del embarazo y suelen durar unos segundos pero son unos segundos muy molestos.Si quieres evitarlos debes seguir los siguientes consejos:

Haz estiramientos de pantorrilla

Los estiramientos puedes hacerlos sentada o de pie:

Sentada:

  • Coge dos sillas y una bufanda
  • Siéntate en una silla y pon los pies en la otra
  • Envuelve la bufanda alrededor de la plante del pie
  • Tira de la bufanda hacia ti
  • Empezarás a sentir como se estiran los músculos de la pantorrilla y del pie
  • Al cabo de un rato comienza a hacer lo mismo con el otro pie

De pie:

  • Colócate a unos 60 cm de la pared
  • Levanta los brazos hacia delante y apóyalos en la pared
  • Inclínate hacia delante hasta que notes que se estiran los músculos de la pantorrilla

Camina media hora diaria

Una caminata de media hora puede mantenerte en forma a ti y a tu bebé y no afecta a las rodillas ni a los tobillos, pero si es beneficiosa para tu corazón

Procura no permanecer mucho tiempo de pie ni tampoco sentada

Si trabajas mucho tiempo sentada, procura de vez en  cuando hacer un descanso para estirar las piernas y caminar aunque solo sea hasta el baño. Después de estar un buen rato sentada, procura poner los pies en alto para favorecer el retorno venoso

Compra zapatos cómodos

Cuando salgas a comprar zapatos no te fijes solo en los bonito, sino también la comodidad, trata de priorizar siempre la comodidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...