Los bebés de finales de verano son más altos y grandes

Los bebes de finales de verano son más altos y grandes

Según un estudio hecho por la Universidad de Bristol, los bebés que nacen a finales de verano y principios de otoño son más altos y tienen los huesos más grandes. Esto se debe al aporte recibido por la madre de vitamina D que produce el sol.

El estudio se realizó con 7.000 niños nacidos entre el año 1991 y 1992 siguiendo los datos meteorológicos de esos años para determinar el grado de exposición al sol que las madres recibieron durante el último trimestre de embarazo. También se repasaron el grado de vitamina D que tenían 350 madres en la semana 37 de embarazo.

El resultado es que los niños a los 10 años (hoy ya adolescentes) que nacieron en agosto y septiembre son 0.5cm más altos que los que nacieron en primavera e invierno, y sus huesos son más grandes, ya que su estructura ósea es mayor.

La conclusión es que estos niños estuvieron expuestos a una mayor cantidad de vitamina D debido al sol que tomaron sus madres al final de la gestación, ya que la vitamina D contribuye a la formación de los huesos junto con el calcio.

Este estudio pertenece a un proyecto mayor en el que 14.000 familias que se apuntaron van prestando una serie de información durante los últimos 18 años a los científicos para su seguimiento y que permite un estudio de campo muy amplio para estudiar los diferentes problemas de salud.

Vía | www.abc.es
Foto| jerome berquez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...