Los antidepresivos en el embarazo aumentan el riesgo de autismo en los niños

Una nueva investigación muestra una clara asociación entre la ingesta de antidepresivos durante el embarazo, y el riesgo de que los futuros bebés sufran autismo, calculado hasta en un 87%. Contrariamente algunos estudios anteriores concluían que no se apreciaba dicha relación.

Causas del autismo

Hoy conocemos un estudio realizado por expertos de la Universidad de Montreal (Canadá) en el que se concluye que los antidepresivos en el embarazo, y concretamente durante el segundo y tercer trimestre, aumentan el riesgo de autismo en los niños hasta en un 87%. En el estudio se tomaron los datos de todos los embarazos de Quebec, desde el 1 de enero de 1998, hasta el 31 de diciembre de 2009, lo que supone un total de 145.456 partos a término de bebés nacidos vivos.

Se realizó un seguimiento a los niños desde su nacimiento y hasta que cumplieron los 10 años de edad, paralelamente también se obtuvieron datos de las madres que habían estado tomando antidepresivos, y se tuvieron en cuenta otros factores que se asocian al autismo para poder brindar mayor rigor al estudio que tenía como objetivo examinar la relación entre los trastornos del espectro autista (TEA) y el uso de antidepresivos durante el embarazo, teniendo en cuenta el trimestre de exposición y la depresión que sufrían las madres. Hay que decir que anteriores estudios han asociado el TEA con la predisposición genética, los factores de riesgo ambientales y la depresión.

Con respecto a los medicamentos que tomaron las madres y cuyos datos se obtuvieron a través del servicio de salud, se analizaron los fármacos que tomaron las mujeres 12 meses antes de quedarse embarazadas y durante todo el embarazo. En la investigación se detectó que 1.054 niños de la muestra total estudiada, fueron diagnosticados con autismo, en la mayoría de casos las madres de estos pequeños habían sido tratadas de la depresión con antidepresivos e inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, compuesto que se utiliza como antidepresivo en trastornos de ansiedad, depresión, etc.

Hay que decir que el uso de los inhibidores selectivos está asociado a una mayor tasa de abortos involuntarios, defectos de nacimiento, así como a otros problemas de salud en los recién nacidos, aunque la literatura médica sobre la seguridad de estos fármacos determina que algunos tipos son seguros. No vamos a entrar en más detalles sobre la seguridad de este tipo de fármacos, sino en el estudio, los resultados indican que tanto los antidepresivos como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina durante el segundo y tercer trimestre del embarazo, aumentan el riesgo de que los bebés sufran autismo.

Sobre la relación antidepresivos, embarazo y autismo hemos hablado en otras ocasiones, hace un par de años un estudio realizado en Dinamarca analizó dicha relación, determinando que no se encontraba una clara asociación, destacando que sólo una pequeña muestra de niños habían sido diagnosticados con autismo y que estos resultados no tendrían mucha importancia una vez que se evaluaran los riesgos y beneficios del consumo de antidepresivos durante el embarazo. Anteriormente a este estudio se habían realizado otros que apuntaban la existencia de algunos indicios de una posible vinculación entre los antidepresivos selectivos ISRS, y el riesgo de que el futuro bebé pueda sufrir este trastorno.

Ahora llega este nuevo estudio mostrando una clara asociación entre los fármacos que consume la madre para la depresión y un elevado riesgo de que los bebés sufran autismo. Podemos ver que se han realizado varios estudios sobre este tema y no parece que exista un consenso científico. Pero una cosa es cierta, en la investigación realizada en Canadá, se constata que el riesgo de autismo se ha incrementado de forma significativa, pasando de 4 por cada 10.000 niños nacidos en la década de los 60, a 100 por cada 10.000 nacimientos actualmente.

Es necesario seguir investigando para esclarecer dicha relación, por otro lado, los expertos de este nuevo trabajo apuntan que hay mucho que analizar, se necesitan nuevas investigaciones para evaluar concretamente el riesgo de autismo asociado a otros tipos de antidepresivos y las dosis que las madres toman durante el embarazo. A través de este artículo publicado en la revista científica Jama Pediatrics podréis conocer más detalles.

Foto | Chronic-shock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...