Llevar tacones en el embarazo

Zapatos para embarazadas

Llevar tacones en el embarazo no es recomendable, afecta a la salud de la futura mamá, uno de los problemas asociados es la inflamación de los tobillos o la inflamación de las piernas en general. Así se ha concluido en un estudio realizado por la Sociedad de Pedicuros y Podólogos de Reino Unido (The Society of Chiropodist and Pediatrics). Según los expertos, el deseo de seguir la moda y llevar zapatos que durante el embarazo son inadecuados, predomina en una gran mayoría de mujeres.

Llevar tacones en el embarazo, y especialmente tacones altos, provocan una alteración de la postura natural de los músculos de la pantorrilla y como resultado se desencadena una mayor presión en otras partes del cuerpo, como las rodillas o la espalda. Es algo lógico teniendo en cuenta que todo el peso del cuerpo descansa sobre los pies. En una encuesta realizada a 1.000 mujeres embarazadas, se determinó que la mayoría de las futuras mamás utilizaban regularmente sandalias de playa, botas planas de tipo australiano, tacones altos, zapatillas de danza… calzado que no proporciona el apoyo adecuado a la hora de caminar.

La encuesta se ha realizado con un claro propósito, el de crear conciencia y mejorar la salud de los pies durante el embarazo. Más de la mitad de las mujeres encuestadas reconoció que se sentían presionadas por las tendencias de moda durante el embarazo y terminaban optando por calzar zapatos a la moda inapropiados para embarazadas. Llevar tacones en el embarazo, zapatillas de playa, botas de tacón plano, etc., provoca que músculos y ligamentos se ablanden y se estiren como resultado del incremento de la hormona relaxina, una hormona peptídica que es secretada por el cuerpo lútero de los ovarios en el torrente sanguíneo y cuya función endocrina contribuye a regular las distintas partes del organismo. El exceso de esta hormona provoca un aumento del riesgo de sufrir además esguinces de tobillo o ligamentos.

Según leemos en Europa Press, siete de cada diez mujeres reconocían haber sufrido problemas en los pies durante el embarazo y la relación con el calzado inadecuado es evidente. Dependiendo del tipo de calzado se sufren unos u otros problemas. Así, un 16% de las mujeres reconocía sufrir dolores en talón y el arco del pie (concavidad de la parte interna de la planta del pie), un 37% reconocía sufrir problemas de hinchazón de tobillos y un 45% una hinchazón general en las piernas, recomendamos leer el post de la 24ª semana del embarazo para conocer algunos de los problemas asociados a las extremidades inferiores.

La solución es bastante simple, no llevar tacones en el embarazo o cualquier calzado que no sea recomendado, olvidarse de las modas y pensar que el embarazo es algo temporal, ya habrá tiempo de lucir unos pies a la moda. La Sociedad de Pedicuros y Podólogos de Reino Unido recomienda el calzado cómodo, zapatos amplios y firmes que ofrezcan un correcto apoyo del pie y por tanto reduciendo el riesgo de sufrir algunos de los problemas mencionados, también recomiendan realizar una serie de ejercicios físicos.

Con respecto a los tacones, la recomendación es que no sobrepasen los tres centímetros de altura a fin de reducir el desplazamiento del peso corporal y evitar la presión de rodillas y espalda. Punta redonda, tacón bajo, correas de sujeción de los zapatos al pie y a los tobillos, estas son algunas de las características que los expertos de esta sociedad destacan como favorables en los zapatos para embarazadas.

Pero hay mucho más, los expertos ofrecen distintos consejos para disfrutar de una salud adecuada en pies y piernas, no cruzar las piernas o los tobillos al sentarse, procurar cambiar de postura y mantener activas las extremidades inferiores cuando se está sentada, realizar ejercicios tumbándose de espaldas y simulando el movimiento de la bicicleta (será interesante seguir el curso de yoga para embarazadas), realizar ejercicios de tobillos girando cada uno 10 veces a la izquierda y 10 veces a la derecha, etc.

Como dicen los expertos, la persona más adecuada para ofrecer consejos sobre el tipo de calzado a llevar durante el embarazo y los ejercicios físicos más recomendables a realizar con las extremidades inferiores, serán los profesionales que realizan el seguimiento del embarazo. El cuidado de los pies durante el embarazo es mucho más importante de lo que pueda parecer, contar con el asesoramiento de un podólogo también resultará muy efectivo para minimizar el riesgo de sufrir inflamación o hinchazón en pies, tobillos y piernas. Por tanto, las futuras mamás deberán olvidarse de llevar tacones en el embarazo o cualquier otro calzado que no haya sido recomendado por los profesionales de la salud.

Foto 2 | Andrea Rinaldi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...