Las trabajadoras embarazadas pueden ser despedidas en un ERE

Hoy conocemos la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre el despido de una mujer embarazada en un ERE (expediente de regulación de empleo). Según el tribunal, es un despido procedente porque las razones no están relacionadas con el embarazo, teniendo más peso la mala situación económica. Pero no queda claro cómo evalúa la empresa a quién despedir y a quién no.

ERE

Recientemente, una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha determinado que las trabajadoras embarazadas pueden ser despedidas en un ERE (expediente de regulación de empleo). Este procedimiento permite a una empresa con una mala situación económica obtener de la autoridad laboral competente una autorización para suspender o despedir trabajadores.

Se trata de un despido vinculado a causas objetivas (como la situación económica de la empresa) que no tienen nada que ver con el embarazo. La sentencia llega a raíz de un proceso en el que una trabajadora embarazada fue despedida en 2013 durante un ERE de Bankia. El caso llegó al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y este tribunal formuló sobre el tema cinco preguntas al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, cuyas respuestas llegaron esta semana.

Los jueces europeos han recordado que un despido por razones relacionadas con el embarazo es incompatible con la prohibición de despido existente en la actual legislación comunitaria, pero seguidamente han expuesto una excepción. Los jueces explican que en una decisión de despido tomada durante el periodo en el que se inicia el embarazo y finaliza el permiso de maternidad por razones que no estén relacionadas con la gestación, procede siempre que la empresa comunique por escrito los motivos que justifican el despido, en este caso el mencionado ERE.

Bankia expuso en la carta de despido que era necesario un profundo ajuste de la plantilla, y que en el proceso de valoración realizado en la empresa durante el período de consultas con los representantes de los trabajadores para proceder al ERE, la mujer obtuvo una puntuación que se encontraba en las más bajas de la provincia. Sería interesante conocer el sistema que se siguió para la evaluación y las razones por las que la mujer obtuvo la menor puntuación.

El caso es que la mujer presentó una demanda por el despido en un juzgado de Mataró (Barcelona) y los jueces se pronunciaron a favor de la entidad financiera, por lo que recurrió la sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, tribunal que decidió exponer el caso ante el Tribunal de la Unión Europea, pidiéndole la interpretación de la legislación sobre el despido de una trabajadora embarazada.

El desenlace ya lo conocemos, la sentencia que hemos conocido aquí, determina que la decisión de despido sí procede por los argumentos antes comentados. Como ya hemos apuntado, no estaría mal saber por qué la mujer tuvo una puntuación tan baja y qué se evaluó, decimos esto porque cuando se presentó el ERE en 2013, muchos despedidos aseguraron que no se les especificaron los motivos. Quizá el embarazo restara puntos, ya sabemos que es algo que a una buena parte de las empresas no satisface y hoy en día sigue viéndose como un inconveniente.

En definitiva, ahora sabemos que en un ERE una mujer embarazada no se libra del despido, quizá la Unión Europea debería profundizar en la legislación obligando a las empresas a dar a conocer el proceso de evaluación y qué es lo que puntúa al alza o la baja.

Foto | Alagich Katya

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...