Las preocupaciones económicas en el embarazo asociadas a los bebés con bajo peso al nacer

Un estudio estadounidense ha querido identificar factores más concretos que provocan el bajo peso al nacer, en este caso se han centrado en las preocupaciones económicas de las mujeres durante el embarazo. Los resultados apuntan que existe dicha relación, pero el estudio tiene varios errores de procedimiento, una muestra pequeña de participantes, datos utilizados que proceden de un estudio diferente, ausencia de causalidad, etc.

Riesgos de bajo peso al nacer

Hoy conocemos un estudio desarrollado por expertos de la Universidad de Ohio (Estados Unidos) en el que se concluye que las preocupaciones económicas en el embarazo se asocian a los bebés con bajo peso al nacer. Lo cierto es que muchos tipos de preocupaciones se asocian a este problema, la preocupación por cómo se desarrollará el parto, los problemas entre la pareja… en definitiva por cualquier situación que cause distrés o estrés negativo, estado asociado al sufrimiento, la angustia, etc.

Los expertos comentan que hay que buscar intervenciones durante el embarazo para reducir los efectos de la presión financiera a fin de reducir el riesgo de bajo peso al nacer. Si bien es necesario apoyar a las mujeres con ingresos financieros limitados, realizando un mayor esfuerzo para mejorar el acceso a la vivienda o el empleo, existen otros modos más económicos y aplicables, que contribuirían a reducir el riesgo de bajo peso al nacer, por ejemplo, los ejercicios respiratorios o la meditación.

En la investigación se utilizaron los datos de otro estudio relacionado con la efectividad de la vacuna de la gripe, participaron 138 mujeres embarazadas de entre 5 y 31 semanas con una edad media de 29 años que cumplimentaron un cuestionario del que se obtuvieron datos para determinar la presión financiera que tenían, el nivel de ansiedad, los síntomas depresivos y las angustias que sufrían en relación al embarazo. Esta información fue cotejada con los datos médicos de los recién nacidos, detectando que el nivel de presión financiera sufrida por la madre, se asociaba al bajo peso al nacer.

Esta presión se evaluó utilizando una escala de cinco puntos a partir de las respuestas a tres preguntas, si existían dificultades económicas en el hogar, si esperaban sufrir en los próximos dos meses dificultades relacionadas con la alimentación, la atención médica o la vivienda, y si era probable que redujeran su nivel de vida por las necesidades económicas que tenían. Este es un estudio que hay que coger con pinzas, la razón es que no se pudo constatar que existiera una relación causal, la muestra de madres participantes era pequeña y sólo 11 bebés nacieron con bajo peso. Los propios investigadores comentan que es necesario repetir el estudio con una muestra mayor y diseñarlo para demostrar causalidad.

Teniendo en cuenta que se ha aprobado en Estados Unidos el proyecto de ley para reemplazar la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible de Barack Obama conocida como ‘Obamacare’, es probable que el nivel de distrés se incremente, lo que contribuiría a un aumento de los bebés que nacerán con bajo peso. Quizá si se repite el estudio ahora, se obtendrán resultados más concretos sobre la relación problemas económicos y bajo peso al nacer.

Como decíamos, el estudio tiene poco peso, además de los motivos indicados, hay que añadir el hecho de que se desarrolló en base al análisis de datos de otro estudio diferente que no tenía nada que ver con el distrés, ya que se evaluaba la efectividad de la vacuna de la gripe. En investigaciones anteriores ya se demostró que las madres con ingresos económicos limitados, tenían más riesgo de tener bebés más pequeños y más complicaciones en el parto, el hecho de intentar identificar factores más concretos resulta complicado, ya que en realidad todos están relacionados.

Los expertos concluyen que es importante que las mujeres que sufran estrés durante el embarazo busquen ayuda profesional a fin de reducir el riesgo de nacimiento del bebé con bajo peso, algo que se asocia a más problemas de salud para el pequeño. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad de Ohio.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...