Las partículas contaminantes de la atmósfera pueden llegar a la placenta

Una investigación ha constatado que las partículas contaminantes de la atmósfera, y concretamente las de carbono negro (generadas por el tráfico rodado), se pueden alojar en el lado fetal de la placenta, por lo que es fácil deducir que afectan al feto en desarrollo y provocan diferentes problemas de salud.

Contaminación atmosférica y embarazo

Desde hace tiempo se estudian los efectos y consecuencias que tiene la contaminación atmosférica en el embarazo, los expertos han descubierto que las partículas contaminantes son un factor de riesgo para el nacimiento de bebés con bajo peso, aumenta el riesgo de aborto espontáneo, puede afectar a las habilidades cognitivas de los bebés, puede tener relación con las malformaciones congénitas en el corazón, etc. Lo cierto es que cada nuevo estudio y sus resultados son una prueba más de los efectos negativos que tiene la contaminación ambiental en fetos y bebés.

Hoy conocemos una investigación realizada por investigadores de la Universidad Hasselt de Bélgica, cuyas conclusiones demuestran que las partículas contaminantes de la atmósfera pueden llegar a la placenta, concretamente las partículas de carbono negro en el lado fetal de la placenta. Estas partículas de entre 0.1 y 0.5 micras se consideran el segundo mayor contaminante atmosférico después del dióxido de carbono, siendo emitidas por los combustibles fósiles entre otras fuentes.

Mediante el uso de imágenes de alta resolución, los investigadores descubrieron la presencia de partículas negras de carbono en el lado fetal de la placenta de 28 mujeres que habían estado expuestas a la contaminación ambiental durante la gestación. Las placentas analizadas correspondían a cinco nacimientos prematuros y 23 nacimientos a término, los expertos explican que se detectó una variación en el nivel de partículas negras, delatando qué madres habían tenido una mayor exposición a la contaminación atmosférica.

Los expertos consideran importante comprender cómo afectan estas partículas al desarrollo del feto, ya que con ello se podría mejorar la atención durante el embarazo a las futuras mamás que viven en zonas de mayor grado de contaminación ambiental, como puede ser el caso de las grandes ciudades que son centros de liberación de este tipo de partículas debido al tráfico rodado. La investigación, proporciona también una visión general de los cambios epigenéticos y los cambios moleculares en la placenta que han sido provocados por la contaminación ambiental.

Pese a los resultados, aquí explican que los expertos consideran necesario realizar nuevas investigaciones para determinar si estas partículas de carbono negro afectan al feto y si son responsables de provocar efectos adversos como los descritos al principio. Teniendo en cuenta la gran cantidad de partículas contaminantes que están presentes en el medioambiente, sería interesante ampliar la investigación y tratar de determinar el mecanismo por el que las diferentes partículas que se pueden alojar en la placenta, acceden al futuro bebé provocándoles diferentes problemas en el desarrollo y la salud.

Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo de la revista científica Nature.

Foto | Silvia Orduna

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...