Las ambarazadas que toman antidepresivos pueden tener bebés con cabeza pequeña

Existen una gran cantidad de problemas y complicaciones derivados de todo aquello que ingiera la madre durante su embarazo que pueden perjudicar la salud del bebé por nacer, por ejemplo en el caso de mujeres que toman antidepresivos ya que se aumenta considerablemente el riesgo de que den a luz a un bebé con una cabeza de tamaño reducido, según se ha notificado en un reciente estudio.

Además del riesgo de que el niño tenga la cabeza pequeña los investigadores también descubrieron que los comprimidos de inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina que en las mujeres alivian los síntomas de depresión están asociados a un riesgo incrementado de sufrir un parto prematuro, lo que complica mucho las posibilidades de supervivencia del niño recién nacido.

Hanan El Marroun, investigadora líder y becaria postdoctoral del departamento de psiquiatría infantil y adolescente del Hospital Pediátrico Sofía y el Centro Médico Erasmo en Róterdam, Países Bajos, explicó:

“El crecimiento corporal del feto es un marcador de la salud fetal, y el crecimiento de la cabeza del feto es un marcador de desarrollo cerebral”… “Hallamos que la exposición prenatal a los ISRS se asociaba con un menor crecimiento de la cabeza, pero no con un menor crecimiento del cuerpo”…”Si la depresión no se trataba, afectaba a todo el cuerpo, pero si la madre usaba ISRS, esto afectaba el crecimiento de la cabeza del feto”…”Esto podría significar que los ISRS, y no la depresión, podrían explicar el menor crecimiento de la cabeza”.

Los investigadores descubrieron que los bebés de las mujeres que sufrían depresión pero que no se medicaban mostraban un crecimiento menor tanto en el cuerpo como en la cabeza. Los estudios indican que la presencia de un desequilibrio en la serotonina en el cerebro no es positiva en el cerebro en desarrollo del bebé, por lo que al nacer podría tener complicaciones graves, aunque hasta el momento no se conocen los problemas que podrían tener estos niños con el paso del tiempo.

Para realizar el estudio se investigaron los partos de unas 7.700 mujeres, entre ellas el 91% tenía síntomas de depresión muy bajos o no los tenía, y el 7% de ellas tenía depresión pero no tomaba antidepresivos. Por último apenas un poco más del 1% de esas mujeres estaba deprimida y tomaron antidepresivos durante su embarazo.

Los niños nacidos de mujeres que tomaron antidepresivos mostraban un menor desarrollo de la circunferencia de sus cabezas en comparación a aquellos nacidos de madres deprimidas pero que no tomaron nada, aunque esos pequeños también mostraban menor crecimiento de la cabeza comparados a niños nacidos de mujeres sin depresión. Una cabeza pequeña en el bebé podría predecir niños con problemas de conducta, retrasos en la maduración o inclusive trastornos psiquiátricos.

Los especialistas agregan:

“debemos tener cuidado de no inferir una asociación entre el uso de los ISRS en el embarazo y futuros problemas del desarrollo”…”El trabajo tiene un factor preocupante”…”Ignora el hecho de que los antidepresivos son solo un método en el tratamiento de la depresión en el embarazo o cualquier otro momento”…”Esos tratamientos psicológicos permiten a las mujeres evitar los antidepresivos, al mismo tiempo que reciben un buen tratamiento para la depresión”.

Vía | Rosario 3
Foto | Bu.edu

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...