La tos

La tos

En numerosas ocasiones aparece la tos, generalmente benigna y pasajera, la tos es sin embargo molesta y agotadora, tanto para el que la padece como para las personas del entorno. La tos puede aparecer por distintos motivos, exposición al frío, humedad, corrientes de aire, aires acondicionados, polvo, pólenes, contaminación…

La tos es un reflejo del organismo provocado por la acumulación de flemas o por la irritación de las vías respiratorias, la tos puede ser blanda o productiva, en este caso puede ser necesario ayudar al organismo a expulsar las flemas con medicamentos de acción mucolítica y expectorante. La tos puede ser también seca o irritativa, en este caso se tratara de calmarla y limitar la irritación, a menudo la tos es seca al principio y suele volverse productiva con flemas al cabo de dos o tres días.

Los principales factores responsables de la tos son los virus que pueden dar lugar a afecciones como rinofaringitis más conocido como un catarro común, laringitis o traqueítis. En este caso la tos es seca y está asociada a otros síntomas como nariz que gotea, dolores de garganta, dolores de oído, voz ronca, molestias respiratorias y fiebre.

Las toses persistentes y sin fiebre suelen deberse a alergias respiratorias como la alergia al polen típica de la primavera, a sustancias irritantes tal vez como el tabaquismo o la contaminación atmosférica, aires acondicionados puestos muy fuertes… Un principio de asma también puede ser el causante de una tos persistente. Si la tos dura más de dos semanas es aconsejable acudir al médico para descartar la tos ferina infantil.

La tos en los niños también puede acarrear muchas molestias, es fundamental enseñarles a sonarse bien la nariz, con frecuencia y correctamente, primero una fosa nasal y después la otra. Así evitaremos que la infección degenere en bronquitis. Hacer que beba mucha agua ya que la nariz obstruida le obliga a respirar por la boca y reseca sus mucosas respiratorias, además puede disminuir la sequedad del aire colocando en su habitación un humidificador son algunos remedios naturales contra la tos infantil. Controlar la temperatura de la habitación para que no pase de los 20º o 21º y no abrigar excesivamente al niño.

Calentar las habitaciones de forma moderada y ventilar todos los días incluso en invierno, evitar los ambientes demasiados secos con humidificadores o recipientes rellenos de agua colocados encima de los radiadores, mantener una alimentación variada y equilibrada, actividad física y respetar los horarios de sueños son algunos consejos para prevenir la tos.

Foto| bryangeek

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...