La píldora del día después puede tener efectos secundarios

La píldora del día después se ha vuelto sumamente popular desde su aparición como método anticonceptivo de emergencia, pero la realidad es que no siempre se usa como es debido y son muchas las mujeres, sobre todo las adolescentes, la que hacen uso y abuso de este recurso, sin tener en cuenta que también se pueden sufrir efectos secundarios si no se cuenta con la orientación médica necesaria.

Los anticonceptivos de emergencia deben ser recetados por un médico profesional o por lo menos, las pacientes que decidan utilizar la píldora del día después deben informarse lo suficiente antes de usarla ya que si se hace de forma indebida se pueden sufrir efectos a largo plazo, sobre todo si no se usa con moderación dado que su uso frecuente puede no solamente disminuir la efectividad de este método anticonceptivo dejando que después de todo un posible embarazo siga su curso, sino que además se pueden alterar los patrones de la ovulación, tanto retrasarla como inhibirla, lo que dificulta ante todo el cálculo correcto de los días fértiles de la mujer.

Un médico especialista le indicará a la mujer que lo ideal es utilizarla solamente una vez, y como máximo dos, teniendo en cuenta una correcta planificación anticonceptiva al mes siguiente, siendo sumamente negativo utilizarla con intervalos menores a los dos meses, ya que la mujer puede comenzar a sufrir una serie de efectos secundarios, en algunos casos muy peligrosos.

El ginecólogo de Profamilia, Juan Carlos Ramírez explica que es posible que la mujer se exponga a la formación de quistes en los ovarios debido a ovulaciones que quedaron retenidas, se puede tener también dolor y malestar en los senos, retención de líquidos en el cuerpo, dolores fuertes de cabeza y alteración del período menstrual, tanto como que deje de venir, como que lo haga muy seguido, hemorragias intermedias o ausencia total de la menstruación.

La ginecoobstetra especialista en medicina reproductiva, Cecilia Hernández, explica:

“No es lógico utilizarlo de forma frecuente, ya que debe entenderse como un método de planificación de emergencia. Si se usa sólo una vez, se desordena el comportamiento natural de los ovarios de forma temporal y al ciclo siguiente se ajusta nuevamente. Pero al hacerlo de forma continua, es posible que se alteren otras hormonas diferentes a las de la ovulación y haya, por ejemplo, ausencia de periodo menstrual, crecimiento inadecuado del endometrio o compromiso del sistema óseo”.

Vía | ABC del bebé
Foto |  Mike Knapek de Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...