La miel

La miel

Puede considerarse como el alimento perfecto ya que además de su sabroso sabor dulzón, tiene propiedades nutricionales y medicinales, ya que tiene propiedades diuréticas, antisépticas, calmantes, tonificantes y laxantes.

Por sus componentes hidrógeno, carbono y oxígeno la miel proporciona calorías al organismo por lo tanto energía lo que la convierte en un alimento ideal para los niños sobre todo si ya están estudiando. También contiene fósforo, potasio, vitaminas del grupo B, vitamina C, enzimas tanto vegetales como animales encargadas de facilitar la tarea de asimilar los azúcares simples sin causar problemas digestivos como la disbiosis intestinal, inhibinas que aportan su acción antibiótica, monosacáridos y acetilcolina que favorece la irrigación sanguínea y aportan a la miel una acción curativa sobre las heridas. Combinada con glicerina y jugo de limón es muy buena para aliviar irritaciones y quemaduras provocadas por la insolación.

En casos de irritación de garganta  y ulceraciones en la boca hacer gárgaras de miel diluida en agua tibia, sirve para mejorar los síntomas igual que si se padece tos produce un efecto expectorante y antitusígeno por lo que es fundamental como remedio natural contra la tos infantil. Si se padece fiebre tomar un poco de miel con jugo de limón a cucharaditas varias veces al día es beneficiosos para reducirla. Por supuesto un vasito de miel con leche es buenísimo para la gripe y para ayudar a dormir. Sus efectos beneficiosos también afectan al corazón ayuda a regular el ritmo cardiaco y estimula el riego coronario, también influye en las enfermedades reumáticas por ser rica en minerales y oligoelementos.

Es importante tener especial cuidado con los bebés, ya que la miel al mezclarse con los jugos digestivos no ácidos del niño se crea un ambiente ideal para el crecimiento de las esporas del botulismo que son de las pocas bacterias que sobreviven en la miel, inofensivas para los adultos, debido a su acidez estomacal, el sistema digestivo de los niños pequeños no se halla lo suficientemente desarrollado para destruirlas por lo que no se aconseja para los menores de doce meses. Aunque la miel es asimilada fácilmente por la mayoría de las personas deben de tener precaución las personas alérgicas al polen y por supuesto los diabéticos.

Foto| ingridgott

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...