La mayoría de mujeres embarazadas sobreestiman el riesgo de tomar medicamentos

Erróneamente, muchas mujeres embarazadas evitan tomar cualquier tipo de fármaco durante el embarazo, incluso aquellos que se ha demostrado que no encierran ningún riesgo para la salud del futuro bebe. Así se apunta en un estudio en el que se concluye que la mayoría de mujeres embarazadas sobreestiman el riesgo de tomar medicamentos y prefieren sufrir en silencio problemas de salud que incluso podría afectar al feto, como por ejemplo una infección urinaria.

Medicamentos en el embarazo

Una investigación llevada a cabo por expertos de la Universidad de Esat Anglia (Reino Unido), concluye que la gran mayoría de mujeres embarazadas sobreestiman el riesgo de tomar medicamentos. Las futuras mamás optan por no tomar ningún tipo de fármaco contra determinados problemas de salud, incluso si se trata de medicamentos seguros que no afectan al feto.

Según los expertos, miles de mujeres sufren en silencio diferentes problemas de salud, que se podrían tratar perfectamente, por temer que puedan ser perjudiciales para el desarrollo fetal. Esta conducta en realidad es un riesgo, citan como ejemplo una infección urinaria que se puede tratar sin riesgo para el bebé, y sin embargo, las mujeres deciden no seguir el tratamiento sin saber que esta infección puede derivar en complicaciones serias y dañar al feto si no se trata adecuadamente.

No se debe permitir que males menores no sean tratados y se puedan convertir en problemas serios de salud tanto para las madres como para su futuro bebé. En el estudio se hace alusión al paracetamol, los expertos explican que se trata de un medicamento seguro en el embarazo que puede proporcionar alivio, pero muchas embarazadas creen erróneamente que no es un medicamento seguro. Hay que recordar que algunas investigaciones apuntan que el paracetamol durante la gestación provoca efectos adversos, pudiendo afectar al desarrollo de los niños, de ello hablábamos aquí.

En la investigación participaron 1.120 mujeres embarazadas a las que se les realizó una encuesta sobre las enfermedades y molestias comunes que se pueden experimentar durante el embarazo, resfriados, estreñimiento, ardor de estómago, náuseas, infecciones del tracto urinario, dolor de espalda, dolor en las cervicales, dolor de cabeza y problemas de sueño. Se les preguntó en qué medida estimaban que los fármacos para tratar las dolencias indicadas podían ser perjudiciales o beneficiosos.

También se les preguntó sobre la tendencia a evitar de forma deliberada cualquier tipo de fármaco durante el embarazo, si la tenían, debían explicar qué medicamentos evitaban. Se constató que casi las tres cuartas partes de las futuras mamás evitaban deliberadamente tomar medicamentos durante la gestación, incluyendo aquellos fármacos que se pueden proporcionar en la farmacia sin necesidad de receta, como por ejemplo el paracetamol, el ibuprofeno o algún jarabe para la tos, entre otros.

Lo más preocupante de los resultados fue que muchas mujeres sufren una infección urinaria y no quieren seguir ningún tratamiento, y como ya hemos comentado, este problema puede afectar al desarrollo fetal. Pocas mujeres tomaron fármacos para evitar problemas de estreñimiento, las náuseas o para poder dormir. Claro, que en este caso los expertos apuntan que una solución puede ser cambiar de dieta y estilo de vida.

Hasta un 50% de las futuras madres habían utilizado internet como fuente de información médica, cuando lo recomendable es consultar al médico o ginecólogo. Otras preferían consultar al farmacéutico, en este sentido los investigadores consideran que sería una buena opción que estos profesionales se formaran en este área para realizar las oportunas recomendaciones sobre los fármacos que se pueden tomar durante el embarazo.

Ante los resultados obtenidos, se concluye que es necesario proporcionar información más clara y fiable a las futuras mamás para evitar confusiones, creencias populares y temores infundados. Para ello sería necesario que matronas y ginecólogos transmitieran la información desde el principio y sin necesidad de que las embarazadas tuvieran algún problema habitual de salud en el embarazo. Podéis conocer todos los detalles de la investigación a través de este artículo publicado en la página web de la Universidad de Esat Anglia.

Foto | Frédérique Voisin-Demery

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...